Saraí Sierra: En Turquía mataron un ser bueno y feliz (fotos y video)

Familiares y amigos coinciden durante su funeral en que la mujer era extraordinaria
Saraí Sierra: En Turquía mataron un ser bueno y feliz (fotos y video)
Este viernes 15 dan cristiana sepultura a Saraí Sierra.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

Nueva York – Amigos y extraños acudieron a un servicio realizado en la iglesia Cristiana Pentecostal de Staten Island para presentar sus respetos a Saraí Sierra, la madre de origen puertorriqueño que fue asesinada mientras estaba de vacaciones en Turquía.

El servicio fue realizado el 14 de febrero, día de San Valentín y cuando se conmemoraban 15 años de su compromiso con su esposo, el conductor de autobuses escolares, Steven Sierra.

Saraí tenía 33 años cuando, en algún momento a partir del 21 de enero, fue asesinada mientras se encontraba disfrutando de sus primeras vacaciones en Estambul, Turquía. La amante de la fotografía fue reportada desaparecida el 21 de enero y pasaron 12 días antes de que su cuerpo fuera hallado entre las históricas murallas aledañas al puente Gálata.

La autopsia reveló que un fuerte golpe en la cabeza le causó la muerte. Bajo sus uñas los forenses encontraron evidencia de que Saraí Sierra peleó por su vida. Ese tejido fue sometido a pruebas de ADN que conducirían a la policía turca a su asesino.

Sin embargo, hasta el momento se le han tomado pruebas de sangre y ADN a 53 personas y todavía no se informa de algún arresto. De acuerdo con reportes de la prensa turca, el principal sospechoso es un deambulante, de 46 años, al que sólo se le identifica como “Z”.

Mientras no arresten al responsable de su muerte, su familia y amigos no tienen consuelo.

“Era muy dulce, de buen corazón”, dijo Maritza Bermúdez, excompañera de estudios de Saraí Sierra que asistió al servicio religioso en su memoria. “Era una persona alegre, de esas que a uno le gusta tener a su alrededor. Hay quienes dicen que Dios se lleva a los buenos primero, ¿no?“.

Por su parte Marjorie Ryan, amiga de Betzaida Jiménez, madre de Saraí, contó que la familia está trabajando con el dolor de la pérdida. “Ellos son bien fuertes, pero esto es devastador”, sostuvo.

Es que “mucha gente no tiene idea de cuán buena era”, añadió su amigo Neo London. “Era una persona bien feliz”.

“A mi, me da tristeza por los nenes”, expresó Brian Doherty, compañero de trabajo del viudo. Los dos hijos de Saraí Sierra, de 9 y 11 años, “esos son los que realmente sufren más”, lamentó.