Ataque con aviso

Los médicos tienen a su disposición pruebas realmente eficientes para diagnosticar un ataque cardíaco una vez que el paciente presenta los síntomas, pero hasta el momento no contaban con una prueba confiable para predecirlo antes de que ocurriera.

Tradicionalmente, las pruebas de esfuerzo (o pruebas de estrés), ayudan a los médicos a determinar el grado de riesgo que tiene el paciente, si detectan un bloqueo en las arterias coronarias.

Pero por severo que sea el bloqueo, el médico no puede determinar con precisión cuándo ese bloqueo puede reventar y causar un ataque cardíaco.

Pero hay buenas noticias.

Según hallazgos publicados en la revista Science Translational Medicine, en unos cuantos meses podría estar disponible una prueba sanguínea que detecta niveles elevados de células endoteliales deformes en la circulación (CEC), que provienen del recubrimiento de los vasos sanguíneos. Cuando estas células se encuentran en personas con riesgo cardíaco, por lo general llegan a niveles hasta 400 por ciento más altos que en las personas sanas.

Los investigadores han logrado precisar el nivel de las CEC en la sangre que permite predecir en qué momento ocurrirá el ataque cardíaco, días antes (una semana como promedio), brindando así un margen de tiempo para prevenir o destruir coágulos, evitando entonces el ataque cardíaco y salvando vidas. ¿No es extraordinario?

La salud de la dentadura y de las encías es muy importante para nuestro bienestar general. Además del cepillado diario, el uso del hilo dental y las visitas periódicas al dentista para que le hagan una buena limpieza, hay otro factor que juega un papel fundamental en la salud de sus dientes y es la dieta.

El American Dental Association ofrece estas recomendaciones alimenticias para mantener su boca saludable: 1) evite sodas y bebidas endulzadas con azúcar; 2) limite el consumo de caramelos, galletitas dulces, pastelillos y postres con demasiada azúcar; 3) elija meriendas más nutritivas con bajo contenido en azúcar 4) tome agua frecuentemente. Y por último, compare su dieta con las recomendaciones del plato alimenticio desarrollado por el Departamento de Agricultura.