Irán prosigue plan nuclear

El país maneja ahora más centrifugadoras de gas

Guía de Regalos

Irán prosigue plan nuclear
Imagen de Mahmud Ahmadineyad, presidente iraní, al visitar la planta atómica de Natanz, Irán, cedida por la Web presidencial.
Foto: EFE

VIENA, Suiza.— Irán sigue adelante con su política de dar pequeños pasos desafiantes con su programa nuclear al iniciar la instalación de nuevas y más rápidas centrifugadoras de gas en su principal planta de enriquecimiento de uranio en Natanz.

Así lo informó ayer el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que emitió en Viena un informe reservado a sus países miembros sobre el estado de sus investigaciones en Irán.

Los inspectores de la agencia nuclear de la ONU han contabilizado en Natanz 180 centrifugadoras o armazones de centrifugadoras del avanzado tipo IR-2m, detalla el documento, al que tuvo acceso Efe.

Estas máquinas son entre tres y seis veces más rápidas que las unidades IR1, usadas hasta ahora por Irán y con las que ha enriquecido ya unas nueve toneladas de uranio.

La continuada instalación de centrifugadoras y su modernización contravienen las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU, que pide un cese completo del enriquecimiento como medida para crear confianza.

El informe del OIEA matiza que las nuevas centrifugadoras, cuya instalación fue anunciada hace un mes mediante una carta enviada por Irán a la agencia nuclear, no están en funcionamiento todavía.

Según esa misiva, la agencia nuclear calcula que Teherán pretende instalar 18 cascadas de las nuevas centrifugadoras (con entre 164 y 174 unidades) en Natanz, es decir, unas 3,000 máquinas del tipo “IR-2m”, producidas íntegramente en Irán.

En total, el documento técnico del OIEA indica que ha contabilizado que Irán ha enriquecido hasta ahora en sus diferentes instalaciones 8,271 kilos de uranio hasta el 5 por ciento de pureza, 660 kilos más que en el último informe de noviembre.

Mientras tanto, se han producido 280 kilos de uranio enriquecido hasta el 20%, 47 kilos más que en noviembre, con lo que se mantiene aproximadamente el ritmo de producción del pasado.

A partir de una pureza del 20% se habla de uranio altamente enriquecido, un nivel desde el que es más fácil pasar al 90% necesario para la construcción de bombas atómicas.