La familia enriquece nuestras vidas

No hace mucho tiempo que mi familia tomó un retrato formal. Por muchos años yo quería tomar uno pero siempre había un inconveniente y el tiempo voló. Finalmente me di cuenta que si no tomaba el retrato, pronto mis hijos estarán casados y fuera de la casa tomando retratos formales con sus propias familias

El problema era que nadie quería tomar este retrato. Lo iban a hacer solo para complacerme. Según ellos, tomar esta foto, se trataba de algo con lo que “mami” estaba obsesionada. Y cuando lo decían rodaban sus ojos, como diciendo vamos ya a terminar con esto.

Entonces, el día que nos tocó tomar el retrato todo salió mal. En camino hacia al estudio mi hijo y su padre tuvieron un argumento, ni recuerdo sobre qué pelearon. Estaba lloviendo a cántaros, y a mi pelo rizado no lo gusta la lluvia. Al llegar al estudio no había donde estacionar el carro y tuvimos que caminar a través de charcos de agua para llegar. Cuando por fin llegamos todos estábamos de mal humor.

Y ahora teníamos que sonreír para la cámara.

Pero déjeme decirle que las fotos salieron bellas. El fotógrafo (un trabajador de milagros, obviamente) tomó más de 300 fotos. Cada foto tan linda que fue muy difícil elegir el retrato para colgar en nuestro hogar.

Raro, ¿verdad?

El retrato no mostró la ira que sentíamos ese día. No mostró la preocupación y ansiedad del momento. Sólo capturó a cuatro personas que se aman como una familia.

El retrato muestra la verdad.

Porque, como todas las familias, hay días cuando peleamos entre nosotros; días cuando apenas podemos estar en la misma habitación con nuestros hijos; días cuando queremos desaparecer y no tener la responsabilidad que conlleva ser padre. Pero al final, nos sonreímos y seguimos adelante, porque sabemos que la familia es algo hermoso y valioso, algo que enriquece nuestras vidas y una bendición que debemos atesorar.

Hoy vemos nuestro retrato formal de la familia con orgullo y humor. Nos reímos por ser tan tontos ese día y nos sentimos orgullosos de amarnos tan profundamente. Porque al final, somos familia.

Escriba sus comentarios en mi página

https://www.facebook.com/Dr.VasthiAcosta