Procuraduría de LA desata lucha agresiva

Candidatos Feuer y Trutanich se lanzan dardos venenosos
Procuraduría de LA desata lucha agresiva
Carmen Trutanich se siente confiado.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Ninguna otra oficina del Ayuntamiento de Los Ángeles en juego en la próxima elección del 5 de marzo ha desencadenado una competencia tan agresiva como la Procuraduría Municipal.

Sus principales protagonistas, el titular de esa oficina Carmen Trutanich y el exasambleísta Mike Feuer, luchan sabiendo que el perdedor quedará fuera del radar político por unos años. Pocos han sido los temas donde no se han atacado y en sus debates llueven las interrupciones y los golpes bajos.

“Cuando redacté en el Concejo la ordenanza para prohibir la venta de cartuchos de alta capacidad, la firma legal de Trutanich fue a la corte [representando a la polémica Asociación Nacional del Rifle, NRA] para prevenir que entrara en vigor”, reclamó Feuer, exconcejal angelino (1994-2001) y exlegislador estatal (2006-2012), en un debate trasmitido por el canal de televisión PBS hace unos días.

Sin negarlo, Trutanich le respondió: “por seis años ha estado en la Asamblea. ¿Y cómo ha balanceado el presupuesto? Haciendo menos seguro a Los Ángeles”, dijo refiriéndose al plan que respaldó Feuer para liberar a miles de reos anticipadamente con el fin de reducir la sobrepoblación en las cárceles.

El procurador fue el primero en tirar la piedra en ese foro, indicando que el ex legislador jamás ha ejercido la abogacía, sino que “ha sido un político de Sacramento”, un argumento similar al que usó hace cuatro años contra su contrincante más fuerte en la carrera por la Fiscalía, el concejal Jack Weiss.

Además de Trutanich y Feuer, otros dos candidatos se apuntaron en esta competencia, el abogado de agentes del orden Greig Smith y el litigante y defensor comunitario Noel Weiss.

Con más de 500 abogados y 1,000 empleados, la Procuraduría de Los Ángeles es una de las oficinas legales de gobierno más grande del país, procesando más de 100,000 delitos menores al año.

También asesora legalmente sobre asuntos que conciernen al municipio, examina contratos y ordenanzas, y ayuda a interpretar leyes en todos los niveles de gobierno.

El sueldo de su titular, quien puede permanecer hasta por dos períodos, es de 214,547 dólares.

“Yo he protegido a los que te protegen, a los agentes que reportan discriminación y corrupción”, asegura Smith, el segundo aspirante con más donaciones, unos 718,000 dólares. “Quiero llevar lo que he aprendido en la corte a la oficina del procurador”, agrega.

Weiss, por su parte, cree que el fiscal local debe obedecer más a los intereses de quienes lo eligieron, que del Cabildo. “Existe para el beneficio de la gente, no debe ser usada para que sus decisiones se definan como ellos [los ediles] desean”, dijo el abogado, quien no ha reportado donativos.

Una encuesta reciente pone al frente de la carrera a Trutanich, con el 29% de los votos, seguido por Feuer con 19%, Smith con 13% y Weiss con 8%. Según el estudio, el 15% del electorado está indeciso.

El procurador local también encabezaba los sondeos en la pasada elección por la Fiscalía de Distrito, y tenía más respaldos políticos y más dinero, pero no pudo siquiera pasar a la segunda ronda.

En esta ocasión, con casi 392,000 dólares (menos de la mitad que Feuer) y con apenas ocho figuras políticas de su lado (el exlegislador tiene 48), él quiere retener el puesto hasta el año 2017. “En los últimos cuatro años he luchado para mantener la seguridad de Los Ángeles”, señaló el funcionario, precisando que la oficina ahora gana el 90% de los casos que defiende.

Su oponente, no obstante, lo ha logrado a través de millonarios acuerdos extrajudiciales.

“Seré un líder en la prevención del delito en los vecindarios. Voy a unir a los consejos vecinales, padres, escuelas y empresarios para mantener las armas y pandillas fuera de nuestros barrios”, promete Feuer.

Los cuatro aspirantes coinciden en que urge regular a los dispensarios de marihuana medicinal.