Senador renuncia; baja supermayoría

Michael J. Rubio, demócrata, argumenta tener razones familiares

SACRAMENTO.- La comunidad política de esta capital se llevó una sorpresa con la abrupta renuncia del senador demócrata de Shafter, Michael J. Rubio quien renunció a su cargo con carácter inmediato para aceptar un empleo con la corporación Chevron.

La renuncia hizo que los demócratas perdieran en el Senado la supermayoría, pero de acuerdo a Rhys Williams, portavoz del líder del Senado, el demócrata de Sacramento, Darrell Steinberg esperan que sólo sea temporal —hasta el 12 de marzo— cuando confían en que la vacante que dejó el senador demócrata de San Diego, Juan Vargas al renunciar al distrito 40 para irse al Congreso, sea reemplazada por el exasambleísta también latino Ben Hueso.

Con la supermayoría, los demócratas no necesitan votos republicanos para aumentar impuestos o aprobar otros proyectos de ley que exigen de cierto número de votos del partido minoritario. Con la salida de Rubio quedan 26 demócratas y para obtener la supermayoría requieren 27 votos.

Rubio argumentó razones familiares para renunciar:

“El tiempo que he servido ha sido una bendición pero también un reto. He perdido demasiadas cenas familiares, cuentos a la hora de dormir y conferencias de maestros con padres”, compartió en un comunicado

Rubio es padre de dos hijas. “La más pequeña, con necesidades especiales, me ha dado una gran perspectiva de las prioridades de la vida y la más grande me ha recordado que las decisiones más críticas se dan en el hogar no bajo la cúpula del Capitolio”, añadió.

El prácticamente exsenador reveló a dónde se iba a trabajar. “Oficialmente he aceptado una puesto con la corporación Chevron para servir como gerente de asuntos públicos de California”.

“Estoy deseando una transición a una carrera que me permita buscar una oportunidad generacional y trabajar para una respetada compañía de California con raíces profundas en el condado de Kern muy cerca de los campos de petróleo donde nací”, agregó.

Rubio un demócrata del Valle Central, de 35 años, de corriente moderada, había sido electo al Senado de California en noviembre de 2010. Hace un año, renunció a su intento por competir por un escaño en el Congreso.

Entrevistado en Washington D.C. donde se encuentra para asistir a la Reunión Nacional de Gobernadores, el gobernador Jerry Brown reconoció que le tomó por sorpresa la renuncia de Rubio. Y comentó que podría complicársele su intento por revisar la ley estatal de medio ambiente. Rubio era el presidente del Comité de Calidad del Medio Ambiente del Senado. Brown tiene 14 días para llamar a una elección especial para llenar la vacante dejada en el distrito 16 del Senado por Rubio.

Desde 1849, ha habido 70 renuncias en el Senado y 127 en la Asamblea del Senado de acuerdo a One Voter Project, un sitio en Internet que se hace llamar el hogar en línea de la historia política de California.

Phillip Ung, de Common Cause, una organización no lucrativa que vigila las acciones del gobierno dijo que es la primera vez que se recuerde que a nivel estatal, un legislador renuncia para irse a trabajar a una corporación. La mayoría lo hacen para irse a otro puesto político, por corrupción u otros problemas, o simplemente porque se les acaba el tiempo. “Debido a que él era el Presidente del Comité de Calidad del Medio Ambiente en el Senado vamos a estar vigilando en el siguiente año que no realice labores de cabildeo por parte de Chevron en el Capitolio”, anotó.

Por ley, Rubio quedará prohibido en el siguiente año de ejercer labores de cabildeo en el Capitolio estatal.

Ung añadió también que podría haber un potencial conflicto de interés con la renuncia de Rubio al haber negociado su nuevo empleo en Chevron, teniendo a la vez en sus manos, un comité en el que le tocaba revisar a Chevron.