El abucheado

Suponen que yerno del rey de España desvió millones de euros
El abucheado
El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, acompañado por su abogado Mario Pascual Vives (der.), a su llegada a los juzgados de Palma, para ser interrogado sobre denuncias de que junto a un socio desvió millones de euros.
Foto: EFE

PALMA DE MALLORCA, España.— Numerosos manifestantes abuchearon ayer sábado al yerno del rey de España momentos antes de que lo interrogara un juez sobre las denuncias de que él y un socio desviaron millones de euros de dinero público mediante operaciones fraudulentas.

La investigación ha avergonzado profundamente a la monarquía en un país asolado por una crisis financiera y un desempleo altísimo. El escándalo figura entre los peores contratiempos de relaciones públicas que la casa real ha afrontado en los 37 años del rey Juan Carlos en el trono.

Iñaki Urdangarin, que no está acusado formalmente de delito alguno, ingresó en el tribunal de Palma de Mallorca en medio de escenas de tensión callejera, en las que un contingente de unos 170 policías mantenía a los inconformes a distancia del inmueble.

Urdangarin, casado con la infanta Cristina, la segunda hija del rey, niega que haya cometido alguna irregularidad.

En su segunda comparecencia judicial, el Duque de Palma, título que ostenta, no se detuvo para hacer declaraciones y emitió un seco “buenos días” a unos cien periodistas acreditados mientras ingresaba al tribunal acompañado de su abogado Mario Pascual Vives.

Urdangarin fue citado para que respondiera a puerta cerrada en un tribunal de esta isla del Mediterráneo si aprovechó su estatus para conseguir jugosos contratos a favor de una fundación no lucrativa que dirigía y después desvió fraudulentamente el dinero para su provecho personal.

El Gobierno conservador de Mariano Rajoy ha maniobrado en un intento por blindar al rey de cualquier posible daño colateral a causa del caso Urdangarín y ha destacado la valía de Juan Carlos para la nación.

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, defendió ayer viernes el papel del rey en tres ocasiones durante una conferencia de prensa tras la reunión del gabinete y subrayó la aportación del monarca de 75 años de edad a favor de la “estabilidad política” y “la consolidación de la democracia” en España.

El juez José Castro interrogó a Urdangarin sobre tres denuncias que pesan en su contra por irregularidades ante la Hacienda pública, como fraude fiscal corporativo relacionado a su fundación y asuntos vinculados a sus declaraciones personales de impuestos.