Tigres rompen maleficio

Dos de 'Tito' sobre Cruz Azul y felinos siguen de súper líderes

Emanuel Villa aprovecha el 'regalito' de Corona para anotar su segundo tanto de la tarde en el Estadio Azul.
Emanuel Villa aprovecha el 'regalito' de Corona para anotar su segundo tanto de la tarde en el Estadio Azul.
Foto: MEXSPORT

MÉXICO, D.F.— De la mano de Emanuel Villa, los Tigres vencieron ayer 2-1 a los Cementeros del Cruz Azul, para reafirmarse en el superliderato del Clausura 2013 y romper una racha de casi 10 años sin ganar en el Estadio Azul.

Villa, quien militó tres años con el cuadro cementero, no se tentó el corazón y aniquiló a La Máquina, y aunque los dos tantos lo confirman en el liderato de goleo con ocho goles, el argentino no los festejó, sólo abrazó a sus compañeros y alzó su cabeza al cielo para dedicárselos emotiva y sencillamente a su abuelo Ernesto, fallecido esta semana y por quien tiene su apodo de “Tito”.

Tigres, que fue apoyado por casi dos mil seguidores, se convirtió en el primer equipo en llegar a 20 puntos en el Clausura 2013, teniendo además a la mejor ofensiva de la Liga con 18 tantos, y a la segunda mejor defensa, con solo 6 goles recibidos.

Un Tigre voraz fue el que se presentó ayer en el Azul, quería romper la racha de casi 10 años sin ganar en este inmueble y de inmediato se puso a trabajar.

El primer tiempo fue suyo de principio a fin, y esta vez el cuadro regio pudo reflejarlo en el marcador.

El juego apenas arrancaba y los Cementeros se toparon con el escenario menos alentador.

Emanuel Villa puso adelante al cuadro auriazul apenas al 7′, cuando Lobos estrelló un balón en el poste, en un tiro libre, y el goleador del certamen, bien ubicado en el centro del área, empujó de zurda.

El tanto caló en el ánimo de los Cementeros, que pronto buscaron reaccionar con más agallas que futbol, así Giménez remató en el área cinco minutos después, pero Palos se quedó con el esférico, y Pavone intentó cruzar al arquero felino, luego de que Ayala resbalara, pero el balón salió desviado.

Tigres pronto enfrió los ánimos de los pupilos de Memo Vázquez, presionándolos desde la salida, provocando errores y enloqueciéndolos con su toque de balón, hasta que vino el segundo tanto.

Damián Álvarez le robó un balón a Flores por el corredor izquierdo, entró al área y con una finta se quitó a Perea y Giménez, para luego cruzar con un potente derechazo, el cual Corona con problemas logró desviar, pero Villa, siempre atento, cazó a los azules al empujar el esférico suelto con la derecha.

Cruz Azul quedó herido con el gol, tanto que sus ataques se volvieron esporádicos, incluso se salvaron del tercero, pues Damián no alcanzó a rematar un pase de Villa en el área.

Para tratar de despertar a su equipo, Vázquez hizo dos movimientos: metió a Nicolás Bertolo y Pablo Barrera, dejando en el banco a Teófilo Gutiérrez y Alejandro Vela.

Tigres tuvo el tercero de nuevo al arrancar el complemento, pero Villa no alcanzó a rematar un centro de Damián, pues Castro alcanzó a salvar a su escuadra.

Con Barrera en el campo, Cruz Azul empezó a tener más llegada y pronto logró su propósito, con un golazo de Christian Giménez a los 59′,

La Máquina se acercó en el marcador.

Pavone hizo una barrida fuerte sobre Ayala, quien resultó lesionado del tobillo izquierdo, por lo que tuvo que salir, su lugar fue ocupado por José Rivas.

Antes había salido Lobos por Luis García.

Orozco estuvo a punto de empatar el juego, al rematar de chilena un balón que desvió Palos, pero el esférico, que se dirigía a las redes, se estrelló en la espalda de Bertolo, se salvó Tigres.

El triunfo al final fue para Tigres, que sigue mandando en el Clausura 2013.

El siguiente encuentro para el cuadro del “Tuca” Ferretti es recibiendo al Morelia; en tanto que el Cruz Azul visitará a las Águilas.