Cardenal: Mahony tiene su lugar

Cardenal: Mahony tiene su lugar
Cardenal William Levada, ayer en Menlo Park.
Foto: AP

MENLO PARK.— El exarzobispo de San Francisco afirmó ayer que el cardenal de Los Ángeles Roger Mahony tiene un justo lugar entre las autoridades del Vaticano que elegirán al próximo papa, a pesar de que Mahony haya sido vapuleado en los últimos días por las declaraciones sobre su responsabilidad al cubrir los casos de abuso sexual por parte de clérigos.

Los comentarios del cardenal William Levada, una alta autoridad en el Vaticano hasta hace poco, tuvieron lugar tras la campaña de grupos de bases que buscaban que Mahony se abstuviera de participar debido al papel que jugó al proteger a los sacerdotes implicados en casos de abuso sexual.

Mahony partió hacia Roma durante el fin de semana, después de que se divulgaran recientemente documentos de la iglesia que indicaban que había encubierto a otros sacerdotes que violaron y abusaron de menores.

“Hay algunos grupos de víctimas para los que nunca nada es suficiente, por lo tanto, tenemos que hacer nuestro trabajo de la mejor forma que nos parece posible”, afirmó Levada, de 76 años, que habló con los periodistas desde el seminario en Menlo Park mientras se preparaba para su viaje al Vaticano para el cónclave papal.

“Ha pedido disculpas por los errores de criterio que se cometieron”, dijo Levada. “Creo que debe estar en el cónclave.”

El lunes, Mahony empleó las redes sociales y su blog personal para escribir sobre la persecución y el perdón de los enemigos. Dijo que tiene un grupo de oración especial para las personas que “no pueden perdonarme por las heridas y ofensas del pasado”, incluyendo a miembros de los medios de comunicación, abogados, manifestantes y otros que “me odian y me desprecian.”

También envió un mensaje por Twitter desde Roma diciendo: “¿Hay alguien interesado en amar a los enemigos o en hacer el bien a aquellos que te persiguen? Vean mi blog de hoy. Es impresionante, Jesús es exigente.”

Levada dijo que la decisión del lunes del cardenal Keith O’Brien de retirarse como arzobispo de St. Andrews y Edinburgh y renunciar a asistir al cónclave “dará la libertad necesaria para realizar una buena investigación independiente y determinar las medidas adecuadas para abordar este caso.”

Levada, que partirá hoy a Roma, se jubiló en el año 2012, después de desempeñarse durante seis años como director de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el supervisor de la ortodoxia del Vaticano, que también retiró de sus funciones a sacerdotes pedófilos.

Previamente, cuando era arzobispo de California y Oregon, mantuvo a algunas personas acusadas de abuso en la iglesia y no informó a la policía ni a los feligreses sobre algunas acusaciones.

Ayer, Levada delimitó una frontera muy marcada entre los hombres homosexuales y los sacerdotes pedófilo.”Por naturaleza, la homosexualidad no es una actividad abusiva, es una actividad sexual que la iglesia católica no aprueba”, dijo. A diferencia, dijo que los sacerdotes pedófilos violaban la santidad y la pureza de los jóvenes.

El jueves, Levada y Mahony se unirán a más de 100 cardenales en Roma para comenzar el proceso histórico que elegirá al sucesor del papa Benedicto XVI.