Rodados al cuadro

Rodados al cuadro
Adrián espera un lanzamiento de Lincecum en el juego de ayer.
Foto: AP

Tim Lincecum pasó apuros en su primera apertura de la pretemporada al permitir tres carreras y sin poder completar dos entradas para los Gigantes de San Francisco, que empataron 8-8 con los Dodgers de Los Ángeles.

Josh Beckett ponchó a tres en dos innings sin carreras en su primera salida.

Por otro lado, el jardinero Matt Kemp practicó bateo ayer en la mañana en el Camelback Ranch. Kemp se restablece de una cirugía en el hombro.

Kemp y Carl Crawford, quien fue operado del codo antes de ser transferido de Boston a los Dodgers, están cerca de hacer su debut en esta pretemporada. Crawford tuvo prácticas de bateo el lunes pasado.

El mexicano Luis “Cochito” Cruz, virtual tercera base titular de los Dodgers, no jugó ayer a causa del “flu”. Fue sustituido por el dominicano Juan Uribe, quien parece abrirá en la banca.

El japonés Ichiro Suzuki mostró una vez más que tiene aún mucho que ofrecer a la causa de los Yanquis.

Ayer se fue de 3-3. Conectó un sencillo de piernas, se robó segunda y anotó empujado por un doblete de Mark teixeira en el primer inning contra Kyle Kendrick.

Pero Domonic Brown y Tommy Joseph batearon largos jonrones en el séptimo inning y los Filis de Filadelfia vinieron de abajo para vencer 4-3 a los Yanquis.

Brown conectó ante Zach Nuding, enviando su segundo jonrón de la pretemporada sobre el muro del central. Brown compite por el puesto de titularr en el jardín izquierdo de los Filis.

Giancarlo Stanton bateó su primer jonrón de la pretemporada para ayudar ayer a los Marlins de Miami a vencer 7-5 a los Mets de Nueva York.

Stanton, que encabezó la Liga Nacional en slugging el año pasado y tuvo 37 jonrones, le botó la pelota al dominicano Hansel Robles. Matt Downs también le descargó cuadrangular a Robles.

Casey Kotchman bateó un toletazo con la casa llena en su primer turno al bate de la primavera contra el abridor de los Mets, el también dominicano Jenrry Mejia, que necesitó 30 lanzamientos para salir de su único inning.

La campaña de relaciones públicas de tres días lanzada por Jeffrey Loria, dueño de los Marlins, para arreglar las cosas con los enfurecidos fanáticos lo trajo ayer a los entrenamientos de primavera para una conferencia de prensa que incluyó varios intercambios agitados antes de que el dueño la interrumpiese.

Loria reiteró muchos de sus comentarios previos sobre la purga salarial del 2012, diciendo que no se trató de dinero, sino de mejorar el talento joven del equipo.

Apenas a los 10 minutos de comenzada la conferencia, se molestó cuando alguien le preguntó por qué le deberían creer los fanáticos.

“Me han hecho la misma pregunta. Mi respuesta es que hemos agrupado a jugadores capaces de ganar un campeonato. Vamos a tener un excelente equipo en los próximos dos o tres años que los va a enorgullecer”.