Jaque mate al Barsa

Cristiano Ronaldo, con un doblete, es el verdugo de los blaugranas en la Copa del Rey
Jaque mate al Barsa
El astro portugués Cristiano Ronaldo (a la der., 7) ya venció al portero Pinto, del Barcelona, para enfilar al Real Madrid a su sonora victoria ayer en el mismísimo Nou Camp.
Foto: AP

BARCELONA (AP).— Cristiano Ronaldo marcó ayer dos de los tres goles y el Real Madrid arrolló de visita al Barcelona, por 3-1, para clasificar por segunda vez en tres años a la final de la Copa del Rey.

Tras el 1-1 del partido de ida en Madrid, el Barsa, vigente campeón, quedó eliminado por global de 4-2, segundo revés importante en apenas siete días, después que el Milan también le ganara 2-0 el miércoles anterior por la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Cristiano marcó de penal a los 13 minutos y amplió a los 57′, antes de que Raphael Varane (68′) cerrara la goleada madridista; Jordi Alba (89′) recortó por los azulgranas.

“Estamos muy contentos. Jugamos muy bien. Hicimos un partido enorme”, destacó Ronaldo, “nos adaptamos a su juego. Esta victoria nos da un plus y queremos seguir así. El objetivo es continuar así de bien”, y agregó: “El equipo se debe centrar en ganar la Copa y pasar en la Champions” ya que la Liga está “muy difícil”.

Cómodamente asentado en el liderato de la Liga con 12 puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid y 16 respecto al Real, cuando faltan 13 fechas para la conclusión, el Barsa tenía esperanzas de echar al Madrid de la Copa, pero los “merengues” trasladaron parte de sus urgencias a Barcelona, donde a la afición “culé” solo le queda encomendarse a la esperanza de una remontada europea el próximo 12 de marzo.

El equipo de José Mourinho, en cambio, alimentó su moral de cara a la vuelta de Champions contra el Manchester United dentro de una semana, cuando buscará volver a rentabilizar un 1-1 en el choque de ida en casa.

Antes, blancos y azulgranas volverán a verse las caras en un “clásico”. Será este sábado, por la 26ta fecha de la Liga española, entonces en Madrid.

El Barsa planteó el mismo onceno que forjó el empate en el Santiago Bernabéu, mientras que Mourinho dejó a Pepe en la banca junto al brasileño Kaká y el goleador Karim Benzema; y acertó, dominando el cotejo y marcando más de un tanto en el Camp Nou por tercer “clásico” consecutivo.

En busca del gol necesario, el Madrid jugó de inicio sin complejos, y concretamente Cristiano, quien con potencia física y calidad arrastró a su equipo al área de José Manuel Pinto, y fabricó el gol en un contragolpe en que mareó a Gerard Piqué, torpe y lento en su derribo sobre Cristiano, quien transformó el penal con confianza.

El madridista alargó con el tanto su racha a seis partidos en fila marcando en Barcelona, y el Madrid siguió fiel a su tónica de tomar ventaja en los clásicos, como había hecho en siete de las 10 veces previas.

Mientras el Barsa se enredaba en el mediocampo, Cristiano y Mesut Ozil movían a su antojo al Madrid, bien parapetado en defensa, cerrando los pasillos interiores a Cesc Fábregas y, sobre todo, a un desdibujado Messi.

Pese a las dificultades, el argentino provocó el mayor rugido de la grada antes del descanso, con un tiro libre envenenado que se disfrazó de gol en su trayectoria lateral a la red.

El segundo se escuchó en una caída de Pedro Rodríguez en el área, aparentemente empujado por Xabi Alonso, pero que el árbitro no consideró como infracción.

El arranque de la segunda mitad mimetizó la primera, con el Barsa ofuscado en ataque, apenas sacando una volea de Sergio Busquets que neutralizó Diego López, y nuevamente víctima de un contraataque del Madrid, que cortocircuitó a Messi y lanzó a su compatriota Ángel Di María.

El madridista ganó el uno contra uno a Carles Puyol, al que dejó desparramado en el césped con un recorte envenenado, y forzó el rechace Pinto, que Cristiano controló y embocó para el segundo.

El tanto destempló el Camp Nou, que recibió como jarro de agua fría el tercero, brotado de un saque de esquina lanzado por Ozil y rematado a placer por Varane, también autor del tanto madridista en la ida. Alba, en los instantes finales, marcó el gol del honor local.

La victoria del Madrid, que ha saldado sus siete últimas visitas al Camp Nou con balance de dos derrotas, tres empates y dos victorias, retrató los problemas defensivos del Barsa, que no pudomantener invicto su arco por 12do cotejo seguido.

Mientras Cristiano salió sonriente del quinto “clásico” de la temporada, Messi encadenó otro mal partido en una cita clave.

El argentino, en pleno récord de 15 fechas consecutivas con gol en la Liga, se fue de las semifinales sin marcar, como tampoco lo hiciera en Milán.