Jurado no llega a un acuerdo

Van tres días de deliberaciones sin una decisión final sobre los exfuncionarios del gobierno de Bell
Jurado no llega a un acuerdo
Los abogados de la defensa aseguran que sus clientes fueron incapaces de darse cuenta que el elevado sueldo que devengaron era ilegal.
Foto: AP

¿Qué está pasando en el salón del jurado? La pregunta seguía en el aire al concluir el tercer día de deliberaciones del jurado que fue designado en el caso de corrupción en la ciudad de Bell.

Desde el viernes, cuando concluyeron los argumentos finales de la Fiscalía y la defensa de los seis ex funcionarios de Bell acusados de subirse el sueldo a casi 100,000 dólares anuales por un trabajo de medio tiempo, el jurado no ha alcanzado un veredicto.

Apenas en el primer día completo en reunión privada, un miembro del panel, identificada como una mujer de 60 años, pidió ser excusada porque estaba teniendo problemas con sus colegas. Ella dijo con lágrimas a la jueza Kathleen Kennedy que éstos se habían disgustado con sus puntos de vista.

Kennedy no aceptó su petición, argumentando que los debates suelen calentarse y le pidió regresar a la sala del jurado, en la parte posterior del tribunal.

La falta del veredicto está posponiendo la sentencia de la jueza en un caso que explotó hace tres años.

Desde el lunes, la Asociación para Detener el Abuso en Bell (BASTA) también espera el fallo del jurado para realizar una conferencia de prensa frente al edificio de la Alcaldía de dicha ciudad, con una alta población migrante y una de las más pobres del condado de Los Ángeles.

Por cuatro semanas, el jurado escuchó testimonios relacionados al salario y el desempeño del ex alcalde Oscar Hernández y los ex concejales Luis Artiga, Teresa Jacobo, George Cole, George Mirabal y Víctor Bello.

La Fiscalía argumenta que devengaron sueldos exorbitantes por hacer poco y reitera que hay evidencias suficientes para culpar a los ex funcionarios.

Los abogados de la defensa aseguran que sus clientes fueron incapaces de darse cuenta que el elevado sueldo que devengaron era ilegal o que lo ganaron con “excesivo” trabajo social.