Momento clave para el futuro de la Iglesia Católica

Al ser el primer pontífice en seis siglos en renunciar, Benedicto diseñó un nuevo camino para sus sucesores que decidan que no pueden mantener el puesto para toda su vida
Momento clave para el futuro de la Iglesia Católica
El papa Benedicto XVI saluda a los feligreses. Mánana jueves, 28 de febrero, es su último día como máximo líder de la Iglesia Catolica, tras presentar su renuncia al pontificado.
Foto: EFE

El Papa Benedicto XVI modificó el papado simplemente por renunciar a éste, pero ¿cómo?

Al ser el primer pontífice en seis siglos en renunciar, Benedicto diseñó un nuevo camino para sus sucesores que decidan que no pueden mantener el puesto para toda su vida. Pero los expertos sostienen que las repercusiones podrían sentirse más allá de cómo los pontífices salen y, finalmente, tener un impacto sobre la autoridad y el significado del pontíficado.

“Mucho de lo que esto significará tiene que ver con lo que hacen los papas subsecuentes. ¿Se convertirá esto en un precedente que seguirán o no los papas?”, dijo Phillip Thompson, director ejecutivo del Centro de Teología Aquinas en la Universidad Emory.

El pontificado de Benedicto terminará a las 8:00 p.m. de mañana jueves. El ha dicho que no participará en el cónclave que escogerá al siguiente papa y se retirará a una vida de oración en un monasterio atrás de las paredes del Vaticano. Su decisión estremeció a la Iglesia.

Pero las renuncias papales se esperan que sean más frecuentes en el futuro debido a las crecientes demandas del papado, dijo Thompson.

Viajar ahora es una mayor responsabilidad debido principalmente al ejemplo que dejó el papa Juan Pablo II. El ser pastor de 1,100 millones de creyentes requiere de constante contacto a través de la internet. Estos días, los católicos lejos de la Santa Sede pueden ser parte de la audiencia semanal, hacer peguntas al papa a través del Twitter y orar en tiempo real junto con los creyentes en la Plaza de San Pedro. Como resultado, permanecer hasta la muerte puede significar un declive público.

Juan Pablo, quien sufría de la enfermedad de Parkinson y otros problemas de salud, no podía hablar o caminar cuando murió en 2005 a la edad de 84 años.

El papa es como un maestro, un diplomático internacional y un administrador, pero también es el vicario de Cristo -un líder con una misión divina.

La renuncia de Benedicto genera también el temor de que el pontificado podría ser visto como menos sagrado. De hecho muchos estudiosos del catolicismo creen que la renunica de Benedicto de alguna manera desmitifica el papado, especialmente dado al intenso enfoque que tuvo en sus últimos días de pontificado en 2012 el escándalo de la filtración de documentos del Vaticano y el rol que oudiera haber jugado la crisis en su decisión de dejar el pontificado.

Joseph Bottum, escribió en The Weekly Standard, una publicacion conservadora de EEUU, que Benedicto es “un terrible ejecutivo del Vaticano”.

“Está también la parte de la relación – él es el padre- y tu padre es siempre tu padre. Luego está la parte funcional – si puede él hacer el trabajo”, explicó, Francis George, Cardenal de Chicago.

El 11 de febrero cuando Benedicto hizo su dramático anuncio, el líder de 85 años dijo que había examinado su conciencia ante Dios y decidio tomando en cuenta que su edad avanzada “le había deteriorado ial punto de reconocer mi incapacidad para cumplir adecuadamente con el ministerio que se me encomendó”

Juan Pablo no renuncio ne parte por la preocupación de que algunos católicos podrían seguilo y causar un cisma. Su decisión fue vista como un acto heróico de sufrimiento humano. Pero débil condición también alentó temores de que la Iglesia estaba efectivamente sin líder.

“Si un papa está incapacitado, otra gente estará ansiosa por el poder y por tratar de asumirlo”, indicó Thompson. “La gente no siente que debe tomar las decisiones del pontificado. Uno no quiere que la Iglesia simplemente decaiga”.

Muchos católicos han argumntado que la decisión de Benedicto simplemente ha resaltado la importancia del pontificado. Él puso la atención donde debe estar, en la Iglesia, no en el hombre, y envio el mensaje de que el trabajo es tan importante que no puede ejecutarse en un estado de debilidad , argumentan.

Thompson comparó el impacto cuando George Washingtondejo la presidencia luego de dos términos, fijando un precedente para los futuros presidentes.

De acuerdo con Stephen White, un becario de estudios católicos en el Centro de Eticas y Políticas Públicas, en Washington, Benedicto ha mostrado poderosamente que el rol principal de un papa es el de servicio.

El papado, en otras palabras, no le fue dado para su bien, sino por el bien de la misión de la iglesia, señalan ls estudiosos de la inglesia católica.