El Papa se despide en menos de 140 caracteres

En un mensaje en Twitter, Benedicto XVI agradeció en inglés el apoyo de sus seguidores

Un mensaje de agradecimiento a Benedicto XVI decora la fachada de una casa situada junto al Palacio Apostólico mientras varios medios periodistas esperan la llegada de Benedicto XVI a Castel Gandolfo (Italia) hoy.
Un mensaje de agradecimiento a Benedicto XVI decora la fachada de una casa situada junto al Palacio Apostólico mientras varios medios periodistas esperan la llegada de Benedicto XVI a Castel Gandolfo (Italia) hoy.
Foto: EFE / Ettore Ferrari

El papa Benedicto XVI confirmó hoy su salida del Vaticano con un mensaje en Twitter en el que agradeció en inglés el apoyo de sus seguidores.

“Gracias por su amor y apoyo. Que siempre experimentes la alegría que da poner a Cristo en el centro de nuestras vidas”, escribió hace unos minutos Benedicto XVI.

Ayer Benedicto XVI envió el penúltimo tuit, en el que exhortó a los fieles a sentir la alegría de ser cristianos.

“Quisiera que cada uno de vosotros experimentara la alegría de ser cristiano, de sentirse amado por Dios, que nos ha enviado a su Hijo”, escribió, tras el último acto público de su pontificado en el Vaticano, que reunió en la plaza de San Pedro a unas 200,000 personas.

El religioso que se convertirá en “Papa emérito” y ya se encuentra en Castel Gandolfo, al sur de Roma, llegó a sobrepasar el millón de seguidores en la red social.

Sin embargo, cuando se haga efectiva su renuncia esta noche, el Vaticano dejará inactiva la cuenta #Pontifex de Joseph Aloisius Ratzinger, su nombre de pila.

El perfil en Twitter fue levantado, oficialmente, el 3 de diciembre del 2012 y casi a diario se podían leer mensajes, la mayoría escritos por colaboradores del Pontífice.

El primer mensaje enviado desde la cuenta fue el 12 de ese mes y leía: “Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra generosa respuesta. Os bendigo a todos ustedes de corazón”.

En esa ocasión, trascendió que fue el equipo de Ratzinger quien lo ingresó a la red.