Lujos de la maestra Elba Esther Gordillo (fotos)

Un atuendo completo de la 'educadora' Elba Esther Gordillo se estima en alrededor de 10 mil dólares

Un bote de lujo y un 'jet ski' se encuentran anclado en un muelle privado cercano a la casa (der.) perteneciente a la familia de la líder sindical Elba Esther Gordillo, en Coronado, California, ayer.
Un bote de lujo y un 'jet ski' se encuentran anclado en un muelle privado cercano a la casa (der.) perteneciente a la familia de la líder sindical Elba Esther Gordillo, en Coronado, California, ayer.
Foto: AP

MÉXICO, D.F.— “Caen más moscas con miel que con hiel”. La máxima lógica del campesino que Elba Esther Godillo aplicó al pie de la letra para tratar a sus subordinados fue una de las causas que alimentó con mayor constancia el odio de sus enemigos y la lealtad de sus simpatizantes en su ascenso sindical y político.

Estar cerca de Elba Esther Gordillo, la líder vitalicia del Sindicato Nacional de la Educación (SNTE) significó desde los 80 —cuando apenas era una dirigente regional— la inclusión a una lista de agasajos que con los años subió de calidad.

En el año 1989 envió camionetas a los dirigentes estatales como presentes de fin de año, pero siete años después como secretaria general del gremio y tres veces congresista regaló a 57 aliados del magisterio camionetas hummers que la prensa condenó al unísono por la discrecionalidad con sus manejos de las cuotas sindicales.

Aristarco Aquino, excolaborador y disidente de Gordillo, recuerda el gusto de la profesora cada vez que hacía un “reconocimiento” a acciones que le redituaban popularidad durante las elecciones internas.

“No te veo contento”, decía al mostrar las llaves de una casa o de un automóvil o los boletos de un viaje al Caribe mexicano y hasta más allá de las fronteras.

En cambio sus críticos se quedaban con la mano estirada, como ocurrió a la Sección 22 que encabezaba Aquino: el medio de transportación que requerían para movilizarse nunca llegó a siete regiones.

El ascenso de Elba Esther en la vida política a través del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que se afilio en 1970, trajo con el tiempo nuevas exigencias y bondades.

Desde su acercamiento al presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Gordillo tuvo apariciones cada vez más espectaculares: eventos con secretarios de Estados, legisladores y empresarios frente a los que se presentaba impecablemente vestida.

En los últimos años, ya como líder vitalicia magisterial y al mando del Partido Nueva Alianza —que fundó en 2005— perdió la sobriedad. Bolsos y sacos Chanel de hasta cinco mil dólares, abrigos Prada por tres mil dólares, trajes Luis Vuitrón por 60 mil dólares y lentes Dolce and Gabbana, de 1,500 dólares.

Maripaz Ocejo, editora de la revista mexicana de moda Elle calculó que un atuendo completo de la líder sindical simboliza un gasto de alrededor de 10 mil dólares por un pantalón o saco, el saco, una blusa y los zapatos. “Ninguno de los trajes se le ve barato”.