El Heat sigue en llamas

Vienen de abajo y ganan el 14to partido seguido
El Heat sigue en llamas
LeBron James (der.) recibe un pase antes de disparar hacia la canasta. Amare Stoudemire (izq.) y Bosh (1) quedan a la expectativa.
Foto: AP

NUEVA YORK (EFE).— La figura del estelar delantero, LeBron James, volvió a brillar de manera especial en el Madison Square Garden, donde llegó de nuevo con el Heat de Miami y se convirtió en el líder del equipo que los guió a la victoria por 93-99 sobre los Knicks de esta ciudad.

Fue la decimocuarta consecutiva para los actuales líderees de la NBA.

El Heat, que remontó en la segunda parte una desventaja de 16 puntos, consiguieron empatar la mejor racha ganadora en la historia del equipo (2003-2004).

Además, ganaron por primera vez a los Knicks esta temporada después de haber perdido los dos partidos anteriores con diferencias en el marcador de 20 tantos.

James aportó un doble-doble de 29 puntos (12-23, 2-6, 3-6), 11 rebotes, incluidos ocho defensivos, siete asistencias, recuperó tres balones y puso un tapón en los 43 minutos que estuvo en el campo.

Junto a James, el escolta Dwyane Wade también aportó 20 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias, mientras que el pívot Chris Bosh logró 16 tantos, pero no tuvo protagonismo bajo los aros al capturar sólo un balón.

El delantero reserva Shane Battier surgió como el factor sorpresa y sexto hombre al anotar 12 puntos todos conseguidos con los cuatro tiros que hizo desde fuera del perímetro y que anotó.

Como equipo, el Heat tuvo un 46 (39-84) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 40 (8-20) de triples, comparados al 43 (32-74) y 28 (8-29), respectivamente, de los Knicks, que tampoco pudieron dominar en el juego bajo los aros al capturar 40 balones por 41 del equipo de Miami.

Los actuales campeones de liga ganaron el sexto partido al hilo fuera de su campo después de realizar una gran defensa en la recta final del encuentro.

El Heat consiguió igualar 87-87 con canasta de Bosh y lograron la ventaja definitiva a falta de 4:29 minutos para concluir el partido después que Wade también encestó y James le puso tapón a Chandler y logró la ventaja de 87-91.

Carmelo Anthony volvió a ser el líder encestador de los Knicks al conseguir 32 puntos, repartió tres asistencias y capturó dos rebotes, muy lejos de la labor realizada por James.

Junto a Anthony otros cuatro jugadores tuvieron números de dos dígitos, incluido el veterano base-escolta Jason Kidd que aportó 14 puntos, ocho rebotes, seis asistencias y recuperó tres balones.

Los también reservas, el escolta-alero J.R.Smith y el ala-pivote Amare Stoudemire anotaron 13 y 12 tantos, respectivamente, mientras que el pívot titular Tyson Chandler logro 10 tantos capturó ocho rebotes, recuperó dos balones y puso dos tapones.

El base argentino Pablo Prigioni esta vez no recibió ningún minuto por parte del entrenador de los Knicks, Mike Woodson.

Los Knicks estuvieron varias veces a dos puntos de empatar el marcador, pero en cada una de ellas respondió James con canasta que aseguraron la victoria del Heat (43-14), que tienen la segunda mejor marca de la liga.

Al inicio, Nueva York dio la impresión que iba a repetir una paliza. Pero James supo sobrellevar una molestia en la pierna durante el tercero cuarto y se destapó con un robo y luego una volcada con 23 segundos por jugarse.

“Esta es una de nuestras mejores victorias de la temporada, incluso en las circunstancias que hemos pasado, un poco de adversidad de estar abajo dos dígitos”, dijo James.

“Obviamente es grato ganar partidos seguidos. Pero es muy satisfactorio venir de abajo y ganar en los períodos finales”, dijo Wade.