El Real pega de nuevo

Messi anota, pero no es suficiente para evitar el triunfo merengue
El Real pega de nuevo
Lionel Messi pasa junto a Cristiano Ronaldo, quien con su entrada cambió el rostro del Real Madrid en el Clásico Español.
Foto: AP

MADRID (NTX/EFE).— Real Madrid venció por segunda ocasión en una semana al Barcelona, ahora por 2-1 en el Santiago Bernabéu, con lo cual se encamina para enfrentar a Manchester United en la Liga de Campeones.

Un equipo “alterno” utilizó el técnico de los merengues, José Mourinho en este juego de la jornada 26 de la Liga de España, quizá pensando más en la vuelta de octavos de final de la Champions ante los Diablos Rojos y dejó en la banca a hombres como Cristiano Ronaldo, Mesut Ozil, Sami Khedira, entre otros.

Barcelona, por su parte, salió con lo mejor de su plantilla, liderada por Lionel Messi, con el objetivo de tomar revancha ante su archirrival y para olvidar su eliminación en la Copa del Rey.

El canterano Álvaro Morata, una de las sorpresas en la alineación inicial del equipo madridista, desbordó por izquierda y mandó un centro al francés Karim Benzema, quien apenas al 6′ marcó para el 1-0.

Pese a la ventaja, el control del esférico lo tenía el cuadro culé, pero sin idea para llegar a la portería defendida por Diego López, quien fue exigido en muy pocas ocasiones.

Fue al 18′ cuando Lionel Messi, desaparecido ante AC Milan en la Champions y contra Real Madrid el martes anterior, recibió el esférico, dentro del área encaró y se quitó a Sergio Ramos para sacar zurdazo imposible para López y así poner el 1-1, su gol 39 en la Liga y el 18 en el historial de los clásicos ante los merengues para igualar al legendario Alfredo diStéfano.

Morata, uno de los jugadores más activos durante el partido, tuvo la oportunidad de regresar la ventaja a los suyos, pero su remate de cabeza pasó apenas desviado de la puerta de Víctor Valdés, por lo que fueron igualados al descanso en este primer tiempo que careció de intensidad, como en los últimos años.

Para el complemento, Mourinho decidió ingresar a Cristiano Ronaldo y al alemán Sami Khedira, movimientos que dieron fuerza al ataque local; uno de los sacrificados fue Ricardo Izecson, “Kaká”, quien no apareció en todo el partido.

De inmediato CR7, con disparo a balón parado, estuvo cerca de marcar, aunque Valdés estuvo atento para desviar en partido que se ensució un poco por las constantes faltas, lo que provocó tarjetas amarillas para jugadores de ambos conjuntos.

Real Madrid mejoró en el complemento, niveló las acciones e inclusive fue mejor, aunque Morata no lo reflejó en el marcador a los 75′, cuando falló en un mano a mano con el portero culé, pero los de casa presionaban en busca de la victoria.

Al 82′, tras un tiro de esquina ejecutado por Luka Modric, Sergio Ramos le ganó a Gerard Piqué, se elevó y con certero remate de cabeza logró el tanto del triunfo, el que les permitió vencer al Barcelona por segunda ocasión en menos de una semana.

Cristiano Ronaldo mandó un disparo al palo en jugada polémica casi al final, pues Adriano cayó dentro del área, aunque el árbitro dejó seguir la jugada ante el reclamo de los jugadores de Barcelona que pedían penalti.

Barcelona, que sigue en la cima general con 68 unidades, tiene 13 de ventaja sobre los merengues (55), que llegarán motivados para su duelo ante Manchester United, en busca del boleto a los cuartos de final de la Champions.

Diego Armando Maradona estuvo en el Santiago Bernabéu para presenciar el clásico liguero que ganó el Real Madrid al Barcelona y lo hizo desde el palco privado de Cristiano Ronaldo.

Maradona completó una semana repleta de viajes que comenzó con su desplazamiento a Nápoles, para aclarar sus problemas con el Fisco italiano, siguió en Dubai donde animó a su compatriota el tenista Juan Martín del Potro en un partido ante el indio Somdev Devvarman, y terminó en Madrid invitado por Cristiano Ronaldo.

Acompañado de su novia, Rocío Oliva, el exfutbolista disfrutó del partido y compartió el palco de CR7 con el representante Jorge Mendes.