Una alianza clave

El acuerdo entre el sector laboral y empresarial ayudará a a la reforma de inmigración

El desacuerdo entre los sectores empresarial y laboral con respecto a la necesidad de traer trabajadores desde el exterior fue uno de los motivos por el cual fracasó el intento de una reforma migratoria en 2007.

Este escollo hoy parece ser un problema superado, incrementando así las posibilidades reales de que se concrete un acuerdo migratorio, aunque este sea uno de varios factores a tomar en cuenta.

No obstante, es uno muy importante, ya que pone a tradicionales rivales —con amplios recursos— en un mismo bando respaldando la causa de la reforma integral.

Uno de los motivos del fenómeno migratorio es la combinación de la falta de mano de obra estadounidense para varias categorías de empleos con el deseo del inmigrante de querer trabajar en Estados Unidos para superase económicamente.

Ante este panorama, la Cámara de Comercio Nacional llegó a un acuerdo con la federación sindical AFL CIO en tres principios básicos: los estadounidenses tienen la prioridad para el empleo, proteger el salario y condiciones laborales de los trabajadores, un nuevo tipo de visa y un sistema gubernamental que con información real pueda determinar la necesidad del mercado laboral y la demografía.

Este es un pilar clave de la reforma cuyos detalles e implementación será arduamente discutido en el Congreso.

Es muy importante que tanto el sector empresarial, como el laboral, desplieguen sus recursos en defensa de estos principios cuando ellos corran peligro en el debate legislativo. Sin este compromiso real, el acuerdo que hoy tiene tanta significancia solo terminará siendo palabras vacías.