Rebeldes sirios capturan a líder

BEIRUT — Los rebeldes sirios luchaban ayer contra las últimas fuerzas leales al régimen que quedaban en la ciudad norteña de Raqqa tras capturar al gobernador de la provincia del mismo nombre entre intensos combates que duraron toda la noche, dijeron activistas.

La insurgencia arrebató a los soldados, el día anterior, la mayor parte de Raqqa, ciudad de unos 500,000 habitantes sobre el río Eufrates.

De afianzar su posición, los insurgentes controlarían toda una ciudad por primera vez, hecho que asestaría un golpe estratégico y simbólico al régimen del presidente Bashar Assad.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los combatientes capturaron al gobernador de Raqqa, Hassan Jalili, tras combates nocturnos cerca de las oficinas del funcionario en la capital provincial del mismo nombre.

El observatorio dijo que los insurgentes también capturaron al jefe del partido gobernante Baath en la provincia.

El director del observatorio, Rami Abdul-Rahman, dijo que Jalili es uno de los funcionarios de más alto rango que cae prisionero de los rebeldes desde el inicio de la crisis en Siria hace casi dos años.

La lucha continuaba el martes cerca del edificio de inteligencia en la ciudad así como en otros lugares, afirmó Abdul-Rahman, quien precisó que “parte de Raqqa continúa en control del régimen”.

Según el observatorio, aviones del gobierno atacaron dos objetivos en la ciudad y causaron un número no específico de bajas. También dijo que había un intenso enfrentamiento cerca de un depósito de municiones en el extremo norte de la ciudad.

Los rebeldes venían logrando avances desde hace semanas en la provincia de Raqqa, donde capturaron la presa más grande del país ubicada al oeste de la ciudad.

El domingo, combatientes que intentan derrocar a Assad irrumpieron en la prisión central en la ciudad de Raqqa.