Posponen proyecto migratorio

Legisladores dicen que el retraso no quita impulso a la iniciativa en el Congreso
Posponen  proyecto migratorio
JL07. WASHINGTON DC (EE.UU.), 04/12/2012.- El líder de la minoría republicana del Senado de Estados Unidos, quien representa al estado de Kentucky, Mitch McConnell (c), habla sobre el fiscal Cliff, entre otros temas, durante una conferencia de prensa en el Capitolio de EE.UU. en Washington DC (EE.UU., hoy, martes 4 de diciembre de 2012. EFE/JIM LO SCALZO
Foto: authors

WASHINGTON, D.C.— Llegó marzo y con él se acaba el tiempo para cumplir el plazo delineado por el grupo bipartidista, que negocia una reforma migratoria. Ahora los legisladores aseguran que, probablemente, la propuesta será presentada en abril.

El senador Lindsey Graham (R-SC) -uno de los integrantes del “Grupo de los Ocho” legisladores que negocian un plan, dijo a La Opinión que “no sabía si tendrían un proyecto de ley listo para su difusión” antes del receso legislativo, que comenzará la última semana de marzo.

El senador recalcó que “los detalles son importantes y no queremos dejar la propuesta circulando por dos semanas para que sea blanco de críticas y luego anulada”.

Otro de los negociadores, el senador Marco Rubio (R-FL), dijo no estar seguro si se podría cumplir la meta de marzo. “Prefiero hacerlo bien, que rápido”, expresó.

Fuentes cercanas a la negociación no descartaron la posibilidad de presentar un acuerdo general antes del receso y luego un proyecto de ley en abril.

La decisión parece estar más relacionada con estrategia política que con una falta de interés. Esto a pesar de los temores sobre posibles retrasos para impulsar un proyecto de ley, debido al debate sobre el presupuesto fiscal.

Y es que durante las últimas semanas tanto el Presidente como el Congreso han centrado su atención en los recortes automáticos para reducir el déficit. El panorama político ha causado preocupación para quienes en el pasado vieron como un plan migratorio quedaba rezagado frente a otras prioridades.

Este no parece ser el caso ahora. Funcionarios republicanos y demócratas confirmaron a este diario que los senadores se están reuniendo de lunes a jueves para negociar y el personal de sus oficinas lo hace diariamente.

Ambos grupos coinciden en que se han logrado avances sustanciales y destacan que varias partes de la negociación están cerradas. Entre los temas pendientes aún figura la determinación del flujo futuro de trabajadores y un sistema eficiente para eliminar los retrasos en las aplicaciones migratorias pendientes.

Por otra parte, Graham reiteró que la propuesta considera 10 años antes que los indocumentados puedan acceder a la residencia permanente, pero no especificó el tiempo de espera para la naturalización.

Actualmente son cinco años. En la propuesta de la Casa Blanca, que se filtró a la prensa recientemente, estaba contemplado un plazo total de 13 años. Ocho para obtener la residencia permanente y cinco para la ciudadanía.

Otra área clave de una futura reforma será la inversión en seguridad fronteriza, un elemento esencial para conseguir votos conservadores. Fuentes cercanas a las negociaciones comentaron que habrá una fuerte inversión en seguridad dentro la propuesta migratoria, la cual podría bordear en los 10,000 millones de dólares.

Fuera del Capitolio, pero todavía en el contexto del debate migratorio, el ex gobernador de La Florida Jeb Bush, hizo noticia esta semana al rechazar la idea de un camino a la ciudadanía en su reciente libro “Immigration Wars”.

“No podemos continuar haciendo a la inmigración ilegal una vía fácil para la inmigración legal”, dijo en una entrevista.

Sus comentarios causaron revuelo en el Congreso y fueron desestimados por republicanos en el “Grupo de los Ocho”.

“Luego de un largo periodo y muchas condiciones podrán aplicar por una residencia permanente […] Si luego deciden transformar eso en ciudadanía, dependerá de ellos. Pensé mucho en esto. No es bueno para el país contar con millones de personas que tengan prohibido para siempre convertirse en ciudadanos”, comentó Rubio.

Graham coincidió. “Esta idea de darles sólo una residencia permanente no es la solución y no elimina el imán que atrae a los indocumentados”, enfatizó. “Jeb Bush ha sido una gran voz en inmigración, pero su propuesta me atrapó fuera de guardia. Creo que desestima lo que estamos tratando de hacer”, dijo.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (D-NV), tuvo palabras aún más duras para el hermano del ex presidente.

“Sus comentarios sobre inmigración no están evolucionando, sino involucionando. Sigue retrocediendo. Creo que se ha avergonzado a sí mismo”, comentó.

Si la propuesta migratoria es presentada en abril, se espera que el Comité Judicial edite la propuesta en mayo. Se contempla un posible voto final en el Senado en julio o agosto próximo, si las negociaciones siguen adelante.

?>