Breves

Evo Morales habla en viena sobre la hoja de coca.
Evo Morales habla en viena sobre la hoja de coca.
Foto: EFE

El Gobierno del president Barack Obama expulsó a dos diplomáticos venezolanos en represalia por una medida similar de las autoridades de Caracas, lo que complicó las gestiones para mejorar las relaciones con ese país tras la muerte de Hugo Chávez.

La medida fue una represalia por la expulsión de dos agregados militares estadounidenses tras la muerte de Chávez la semana pasada.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió ayer en Viena los beneficios para la salud de la hoja de coca en estado natural y aseguró que incluso el papa León XIII disfrutó de tónicos hechos con esta planta.

En su intervención ante la Comisión de Estupefacientes de la ONU, el mandatario boliviano insistió en que la hoja de coca no es cocaína y en que la planta tiene sus usos rituales y medicinales.

Los delegados del Gobierno de Colombia y los de la guerrilla de las FARC reanudaron el lunes sus negociaciones de paz en esta capital con propuestas de los rebeldes de un reconocimiento del derecho a la tierra de campesinos, afrodescendientes e indígenas.

Se trata de “ocho propuestas” para darle el verdadero espacio y protección a las “comunidades indígenas, afrodescendientes, raizales y palanqueras”, expresó Jesús Santrich, alias de Seusis Pausivas Hernández, dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, quien dio a conocer el documento de los rebeldes ayer.

Pescadores nativos denunciaron que millares de peces aparecieron muertos por razones de momento no identificadas en el Lago Titicaca, que comparten Perú y Bolivia, incluida una especie nativa en peligro de extinción, cuya población las autoridades peruanas tratan de recuperar.

El hecho fue denunciado por pescadores artesanales del lago, quienes constataron la presencia de una masa significativa de peces muertos de la especie oriunda carachi, y dieron aviso a las autoridades. La mortandad se registró en la zona de Chimu, a unos siete kilómetros de la ciudad de Puno, capital de la región del mismo nombre, ubicada a 860 kilómetros al sudeste de Lima, y a 3.827 metros sobre el nivel del mar.

Rusia y Nicaragua lograron desmantelar una red internacional de narcotraficantes que enviaba cocaína a Europa, y que era encabezada por un mexicano al servicio del cártel mexicano de Los Zetas.

La información publicada por el portal oficialista El 19 Digital, indica que el director del Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia, Víctor Ivanov, informó al presidente de ese país, Vladimir Putin, sobre el desmantelamiento de una red de narcotraficantes en el marco de un operativo conjunto con Nicaragua.