Fuertes desafíos

Recibe una Iglesia Católica con serios problemas y debe cuidar su salud
Fuertes desafíos
El papa Francisco celebró ayer su misa inaugural en la Capilla Sixtina con los cardenales donde les pidió proclamar a Jesús para no convertir a la Iglesia 'en una ONG piadosa, pero no en la esposa del Señor'.
Foto: AP

EDITORES: Con PAPA. Con AP Fotos.

LONDRES. — Al nuevo pontífice le esperan retos abrumadores, desde hacer frente al escándalo por abusos sexuales cometidos por sacerdotes hasta inyectarle nuevo entusiasmo al rebaño de católicos y evitar que su número siga disminuyendo.

La renuncia de Benedicto XVI, la primera de un papa en 600 años, parece haber sacudido los cimientos de la Iglesia.

Las finanzas de la Santa Sede, y en particular de la banca vaticana, han quedado en entredicho por supuestas acusaciones de corrupción.

Este asunto, unido al famoso caso Vatileaks, el informe redactado por tres cardenales sobre la fuga de documentos confidenciales sobre el Vaticano, ha cuestionado el propio funcionamiento de la curia.

Al mismo tiempo, la secularización en Europa y América Latina y la creciente pérdida de fieles suponen un reto para el nuevo papa.

Y el papa Francisco, de 76 años, tendrá que hacer todo eso con un solo pulmón completo.

El pontífice argentino “sufrió una infección cuando era joven y tenían que sacar una buena parte de un pulmón”, de acuerdo con su biógrafo autorizado, Sergio Rubin. En la actualidad “no anda tan rápido, pero está bien”.

Los médicos dijeron que haber perdido un pulmón no necesariamente pone en riesgo la salud del papa ni reduce su tiempo de vida, aunque sí significa que no puede hacer ejercicio extenuante porque no cuenta con la misma capacidad aeróbica que las personas que tienen dos pulmones.

“Probablemente no podrá correr maratones, pero no creo que tenga eso programado en su agenda”, dijo el doctor Peter Openshaw, director del Centro de Infecciones Respiratorias en el Imperial College de Londres. “El tener un pulmón debería ser suficiente, siempre y cuando no haya otra enfermedad en dicho pulmón”.

En un principio se reportó que el papa Francisco había perdido un pulmón completo, pero el Vaticano dijo el jueves que sólo le habían quitado parte de uno. No dio más detalles.

Openshaw dijo que el pulmón completo del pontífice probablemente se habría expandido para llenar el espacio que dejó el que fue seccionado, y que su cavidad torácica se habría achicado ligeramente. Pero ninguno de esos cambios debería afectar sus actividades normales, agregó.

“El otro pulmón puede ganar en capacidad, pero tendrá límites”, señaló, comparándolo con el motor de un automóvil que ahora funciona un poco más lento. “Podría no ser capaz de acelerar con tanta fuerza, pero todavía opera igual de bien”.

Algunos que han trabajado para el papa Francisco dicen que aún está lleno de energía.

Jennifer Quint, experta en enfermedades respiratorias en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical en Londres, dijo que el hecho de que el papa Francisco se vea en tan buena forma física a los 76 años es un buen presagio para su futuro.

“Si fuera a tener complicaciones importantes por la cirugía (en que le quitaron parte del pulmón), para estas fechas ya las habría tenido”, señaló, al tiempo que advirtió que su principal desafío de salud ahora será mantener saludable el pulmón completo que le queda. “Yo recomendaría una vacunación anual contra la gripe y una vacuna contra la neumonía de vez en cuando para que evite las infecciones”.