Periodista sin un riñón correrá el maratón de LA

Edwin Támara asegura que se puede vivir saludable después de donar un órgano
Periodista sin un riñón correrá el maratón de LA
Edwin Támara participará en el maratón para promover el trasplante de órganos.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

Para darle vida a quien le dio la vida, en diciembre de 2009 Edwin Támara donó uno de sus riñones y este domingo será uno de los más de 24 mil participantes en la edición 28 del Maratón de Los Ángeles.

La receptora del riñón fue su madre, doña Ita Támara, quien aún no puede creer que después de que su hijo le diera ese regalo de vida, todavía vaya a correr el maratón.

“Ahora lo veo bien sano, muy tranquilo… me siento muy contenta por él; antes no hacía ejercicio, como otro de mis hijos que juega al fútbol, él era más intelectual, pero de pronto viene a correr la maratón y eso me maravilló”, comentó doña Ita.

Pero para que no quede duda de que está en la mejor condición física de su vida, desde hace tres meses Edwin, de 44 años de edad, empezó a entrenar para correr ese trayecto de 42 kilómetros o 26.2 millas, que va del Dodger Stadium a Santa Mónica.

“El mensaje que yo quiero dar es que yo he quedado bien, que muchas personas han quedado bien… lo que digo es que es una decisión muy personal y quiero demostrar a mi familia, a mis amigos, a todo mundo, que he quedado bien después del trasplante”, dijo Edwin, quien es periodista de la agencia de noticias AP en Los Ángeles.

Desde que regaló su órgano, Edwin se convirtió en voluntario de la organización Done Vida.

“Me gusta el trabajo que hace la organización y ahí he encontrado una comunidad que es igual que yo, donde me puedo identificar con otros voluntarios”, comentó este inmigrante peruano.

La organización Done Vida (www.DoneVida.org) establece que el órgano con más demanda en Estados Unidos entre los pacientes en lista de espera es el riñón.

Actualmente hay más de 21 mil latinos en lista de espera para que les trasplanten un órgano, de los cuales más de 18 mil aguardan por un riñón.

Los latinos representan uno de los grupos étnicos que más requieren de los trasplantes de este órgano debido a la diabetes y a la hipertensión, enfermedades que provocan deficiencia renal.

“Debido a que no hay suficientes donantes, calculamos que 18 personas mueren diariamente en la lista de espera”, indicó Elena De la Cruz, representante de Done Vida. “En California, la media de espera por un riñón tras ser colocado en la lista de espera, y mientras reciben tratamiento de diálisis, es de 7 a 9 años”.

La donación en vida se ha convertido en una de las formas más efectivas de ayudar a muchos pacientes a acceder a un trasplante, indicó De la Cruz.

De casi 6 mil personas que donaron en vida durante el 2012, alrededor de 800 fueron de origen latino.

El desconocimiento sobre el trasplante de órganos conlleva a que la gente tenga desconfianza en este procedimiento médico, como le pasó a doña Ita cuando su hijo le iba a donar el riñón.

“Yo no quería que me donara, porque como toda madre temía que algo saliera mal y que mi hijo pudiera quedarse con un sólo riñón, tenía mucha pena por él, me preguntaba que cómo era posible que mi hijo se quedera con un riñón”, comentó quien el mero domingo del maratón cumplirá 67 años de edad.

“De hecho mi vida es más saludable”, dijo el periodista.

Precisamente el regalo de cumpleaños que Edwin le dará será la confirmación que se puede vivir sanamente después de un trasplante.

“El trasplante nos ha cambiado la vida tanto a mi mamá como a mi”, mencionó el periodista. “El trasplante me ha motivado a llevar una vida más saludable, a preocuparme más por comer bien, a mis horas, comer saludable, estar más consciente de lo que como, más nutritivo, hacer ejercicio, me siento más saludable que nunca en mi vida”.