AFL-CIO abre cumbre

La secretaria ejecutiva María Elena Durazo abrió la conferencia en Riverside sobre reforma migratoria

La senadora María Elena Durazo a favor de una ley que garantice las visitas en persona de las familias a los reos de las prisiones de California. (
La senadora María Elena Durazo a favor de una ley que garantice las visitas en persona de las familias a los reos de las prisiones de California. (
Foto: especial La Opinión - William Camargo

La Cumbre por la Reforma Migratoria, celebrada ayer en la Universidad de California en Riverside (UCR), atrajo grupos comunitarios, cívicos y sindicatos que desean unirse en la lucha por una reforma migratoria justa. Una de esas organizaciones fue la Federación de Trabajadores del condado de Los Ángeles (AFL-CIO), cuya secretaria ejecutiva y tesorera María Elena Durazo fue la oradora de apertura del evento.

“La fe y la historia están llegando hoy por todo el país en la medida que los emigrantes, hombres, mujeres y niños y aquellos que luchan por sus derechos, luchan para lograr una verdadera reforma migratoria”, dijo Durazo, durante su discurso de apertura en la cumbre. Durante su intervención destacó que la Comisión Nacional de Inmigración del AFL-CIO, ha elaborado algunos principios que “ellos creen que necesitan ser incluidos en una reforma migratoria que tenga sentido”, dijo Durazo.

Uno de esos principios es una vía para la ciudadanía sin demora, ya que “ahora es que queremos la ciudadanía para todos los indocumentados en este país”, dijo Durazo, añadiendo que es necesario que se reconozca plenamente la ardua labor de los inmigrantes así como su sacrificio en la construcción de este país.

De acuerdo con estadísticas publicadas por el Instituto de Política Publica de California, para el año 2010 aproximadamente 2.6 millones de indocumentados residían en California, representando a su vez el 23 por ciento de los indocumentados que viven en la nación.

Durazo continuó destacando los principios de la comisión, el cual incluye también la aceptación de sus valores como nación, señalando a Cesar Chávez como el ejemplo a seguir durante sus años de formación e inicio en el movimiento laboral.

“Los más importante de esos valores y lecciones fue haber visto hombres y mujeres que antes aceptaban trabajar en malas condiciones convertirse en verdaderos luchadores, por ellos mismos y sus familias”, dijo Durazo, resaltando la importancia de los valores de cada persona en la lucha por sus derechos.

Además de los principios elaborados por la comisión, Durazo también resaltó la necesidad de que los políticos latinos trabajen por el bienestar de los migrantes que esperan por una reforma.

“Todo político necesita la fuerza de un movimiento; igual que el presidente Obama, para que él pueda cumplir con su promesa, no le podemos decir ‘ya, esa es su responsabilidad’”, dijo Durazo a La Opinión poco después de su alocución en la cumbre “Ningún avance por nuestros derechos ha sido porque lo hemos dejado en manos de un político. Es la realidad”, añadió.

Durazo destacó que en comparación a hace diez años, existe actualmente más organización dentro de la comunidad latina migrante en todo el país. “Creo que las cosas han cambiado bastante y eso es lo que está llamando la atención de los políticos latinos, demócratas y republicanos”.

También resaltó la importancia de luchar y no darse por vencidos para la lograr la reforma. “Al no luchar garantizamos que no vamos a ganar la reforma. Luchando tenemos una buena posibilidad y yo nunca me voy a dar por vencida porque no es la manera en que este país avanza, no es la manera que nuestros derechos se respetan, por darnos por vencido”.

Con respecto a las campañas que se llevaran a cabo para la lucha por la reforma, Durazo dijo que “existen varios grupos nacionales que son redes de organizaciones comunitarias pequeñas en diferentes estados del país y estamos haciendo todo lo posible de hacer la conexión con el máximo número de grupos, con el máximo número de pueblos y ciudades”, dijo Durazo, quien añadió hay otros grupos que están coordinando acciones , como los conformados por asiáticos, con quien ella se ha mantenido en contacto.

Con respecto a la cumbre, Durazo señaló que la conferencia en si no iba a lograr cambios sustantivos en la reforma sino lo que “va a cambiar es la capacidad de los que están participando para ir a tomar a acción para llevar a cabo estas metas” dijo Durazo, enfatizando que “el reto no es solo hablar sino actuar y si todos los que están aquí en esta conferencia tomaran la responsabilidad de formar grupos e ir a visitar a los congresistas eso tendría un impacto muy grande”.