Los Xolos cambian a Tijuana (fotos y video)

Tijuana, ligada a la violencia, la prostitución y las drogas, ha ido transformándose desde que los Xolos la eligieron como su guarida

Los Xoloitzcuintles de Tijuana se coronaron campeones del Torneo Apertura 2012 de la Liga MX.
Los Xoloitzcuintles de Tijuana se coronaron campeones del Torneo Apertura 2012 de la Liga MX.
Foto: Archivo / NOTIMEX

TIJUANA.– Los Xoloitzcuintles se instalaron en una ciudad caracterizada que durante muchos años ha sido blanco de la delincuencia organizada y vista como un lugar de paso para la fiesta, drogas, alcohol y prostitución de los “gringos”.

Ahora, este equipo de futbol profesional se ha consolidado como uno de los mejores de México –es el actual Campeón la Liga MX– y también un digno competidor de la Copa América, donde se congregan los mejores clubes de América Latina. Pero más allá de los logros deportivos a conseguido que Tijuana sea vista hoy como una ciudad diferente, incluso para sus propios habitantes: más próspera, más rica y también más orgullosa.

Ya poco se habla de la Calle de Coahuila, considerado el epicentro de la trata de mujeres en México y donde las prostitutas ofrecen sus servicios las 24 horas del día; tampoco del número de homicidios del día. Ahora el tema en las mesas de los tijuanenses es el futbol, son los Xolos, sus goles, sus triunfos y las ganancias que genera para todos.

“La delincuencia desafortunadamente no cambiará, siempre ha existido y siempre existirá. Es triste pero es la realidad en este país. Sin embargo los Xolos son un buen motivo para poder vivir más en paz”, comentó Ricardo Andrade, un estudiante de 19 años oriundo de Tijuana.

Y es verdad, el crimen no se ha ido de esa ciudad enclavada en Baja California.

Por su ubicación fronteriza, ha sido históricamente utilizada como una vía de acceso del crimen organizado para el tráfico de drogas hacia Estados Unidos. Durante 2012 se registraron un total de 362 homicidios, lo que equivale a 23% menos que en 2011. De acuerdo a fuentes oficiales, en 2011 se reportaron 469 muertes violentas, reduciendo 43% en comparación con 2010, año en el que hubo 826 que perdieron la vida en forma violenta.

Pero a pesar de que Tijuana aún vive problemas en ese sentido, los Xolos son el centro de la atención de la gente.

Ellos se olvidan de la violencia que reina en la ciudad. Y no sólo son 90 minutos de olvido; durante toda la semana los tijuanenses esperan con ansia el próximo partido de sus “perros”.

“Tener un equipo profesional en nuestra ciudad hace que la delincuencia y demás problemas se te olviden por unos momentos”, expresa Mario Valdivia, estudiante de la Universidad de Tijuana y seguidor del equipo que dirige Antonio Mohamed, el “Turco”, un ex futbolista que nació en el barrio de La Quema, en Buenos Aires, Argentina, pero que ahora, tras la victoria del Torneo de Apertura 2012, ha sido adoptado por los tijuanenses.

El 2 de diciembre de 2012, Mohamed, junto con los Xolos –un equipo modesto, comparado con las nóminas de otros clubes nacionales–, consiguió para Tijuana su primer campeonato en el futbol mexicano de Primera División.

Los Xolos llegaron a Tijuana en 2007, con la fundación del Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente, el cual ascendió a la Primera División del futbol mexicano en 2011.

Al principio, el hecho de que este equipo estuviera ligado con el empresario y político priista Jorge Hank Rhon levantó dudas. El propio ingeniero y ex Alcalde de Tijuana, dueño del Grupo Caliente, la empresa líder en centros de apuesta en México y con presencia a nivel internacional, salió a aclarar que él no se metería en la administración del equipo.

El polémico priista, quien durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa fue detenido el 4 de junio de 2011 por el Ejército para dos días después ser liberado por falta de pruebas, cedió la batuta a su hijo, Jorge Alberto Hank Inzunza.

El joven empresario Hank Isunza figura como el presidente y dueño del club, y de sus unidades de negocio, constituido legalmente como la empresa Servicios Profesionales de Operación SA de CV.

Un año después de su ascenso, en el torneo de Apertura 2012, Jorge Alberto Hank y sus Xolos ya tenían su primer título de liga. Sólo tres torneos cortos tuvieron que pasar para que llegaran a la cima del futbol mexicano.

Actualmente son cuartos en la Liga MX y primer lugar del Grupo 5 en la Copa Libertadores de América 2013, luego de tres victorias de forma consecutiva y una derrota a cuestas.

Por lo anterior, Tijuana es considerado ya un equipo poderoso en el balompié nacional. El futbol de los Xolos dice mucho: tiene buenos jugadores y su juego es contundente. Los “perros” son agresivos y juegan abierto, como le gusta a los aficionados, por eso han logrado que el Estado Caliente, que es su sede y pertenece al Grupo Caliente del ingeniero Hank Rhon, sea ahora conocida como “la perrera más grande del mundo”.

Cuando ellos juegan los problemas de la ciudad pasan a segundo término.

“Antes de la llegada de los Xolos no había algo en lo que pudiéramos entretenernos sanamente, ya que no hay buenos programas deportivos o equipos profesionales en la ciudad. Ahora con los Xoloitzcuintles, tenemos una buena forma para convivir con familia y amistades. Cada semana estamos ansiosos esperando el partido para ver ganar a el equipo local”, dice Ernesto Villanueva, otro joven tijuanense, aficionado de hueso colorado.

El fenómeno de los Xolos lo valoran también dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, ya que Tijuana es otra desde que este equipo se afincó en esta ciudad fronteriza con Estados Unidos.

“En la ciudad sí existe este fenómeno, denominado como quieran ponerle, se ve en las calles, en la gente, en todos nosotros, que estamos enamorados de nuestro equipo”, comentó Ignacio Palou, director Deportivo de los Xoloitzcuintles.

Incluso los delincuentes parecen permanecer inmersos en el fenómeno llamado Xolos. Los números y estadísticas de homicidios y violencia ya fueron rebasados por la tabla general, por goles anotados y por campeonatos, afirman optimistas los directivos del club.

También, en las redes sociales, los tijuanenses han abierto diversas páginas en Facebook y Twitter para seguir paso a paso las actividades de sus “perros”, nadie quiere perderse nada y las “fan pages” aparecen como hongos.

El futbol, reconocido como el deporte más popular del mundo, genera sumas millonarias de dinero. Patrocinadores, derechos de transmisión, venta de souvenirs, jugadores de la plantilla, así como toda la derrama de dinero que lo que los aficionados hacen por ver el partido no sólo en el estadio, sino en bares y restaurantes, han repercutido en la economía de la ciudad, denominada “la puerta de entrada a la Patria”.

Además, el equipo no sólo influye en sus habitantes, sino impulsa la llegada de turistas cada fin de semana desde el sur de California y Arizona, Estados Unidos, quienes se dan cita en Tijuana para ver los partidos de futbol en el Estadio Caliente. Hay incluso paquetes turísticos que incluyen transporte, hospedaje, boletos para el futbol y visitas a lugares emblemáticos de “TJ”.

El Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente es el encargado de organizar estos paquetes de viajes. Así que el negocio es redondo.

La actividad económica de Tijuana se centra en la industria maquiladora y la explotación de ganado bovino lechero y de carne, según datos del gobierno local.

Pero el turismo –que antes se limitaba a la atención de los “gringos” de paso– ahora tiene un nuevo atractivo: se llama Xolos.

De acuerdo con el Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana (Cotuco), entre junio del 2011 y junio de 2012, el equipo dejó una derrama económica de 1,039 millones 429 mil 761 pesos.

“La economía ha mejorado, se ve en los restaurantes que cada vez están más llenos cuando el equipo juega como local, ya que algunas personas no alcanzan boleto y deciden verlo en algún establecimiento. Cada juego deja un ingreso aproximado de 7 millones de dólares”, plantean funcionarios del Cotuco, y destacan la cifra “que habla por sí sola”.

El Estadio Caliente ha sido insuficiente para la demanda de aficionados, que se han volcado incluso desde diversas regiones de la península y de California, Estados Unidos, de donde procede 35% de su fanaticada.

En el Torneo Apertura 2011, cuando se dio el debut del equipo en la Primera División, se vendieron, antes del torneo, 80% de las entradas del estadio para toda la temporada, según las estadísticas del club. El torneo anterior se vendió 90 por ciento. Para esta campaña se agotó 80%, pero la capacidad del estadio aumentó de 20 mil a 25 mil personas.

Por su parte, el Alcalde priista de Tijuana, Carlos Bustamante Anchondo, precisó que los 15 millones de pesos que el municipio ha otorgado al Club Xoloitzcuintles ha sido una de las decisiones más acertadas, porque han dejado múltiples beneficios al turismo y la afición local.

Los resultados del equipo y su impacto en la población, dijo, confirman “que debe haber confianza en lo que se está haciendo en Tijuana, que la cantidad de gente que nos visita, la derrama económica antes, durante y después de los partidos, es muy sustancial para reactivar la ciudad”.

Los Xolos se han convertido paulatinamente en el equipo de la región de ambas Californias, la mexicana y la estadounidense.

El mismo Alcalde de San Diego, Bob Filner, reconoció recientemente el mérito de los Xolos: “Xoloitzcuintles es un equipo de la región”, declaró el funcionario, quien aseguró que el “orgullo” que Tijuana y gran parte de San Diego siente por este equipo es algo que “se debe celebrar”.

De esta manera, el equipo sigue en un franco proceso de mejora. Es, cada día, más conocido en México y parte de Estados Unidos. La gente de Tijuana tiene ahora una identidad como pocas en el futbol mexicano.

Los propios jugadores lo reconocen.

“La garra que mostramos dentro de la cancha es un reflejo de la entrega y actitud de la gente de Tijuana”, ha dicho Fernando Arce, jugador de Xolos, y quien es un emblema en el club pues es el único nacido en Tijuana.

Los Xolos siguen “ladrando” fuerte y ganando presencia en México y a nivel internacional. Su gente está feliz y Tijuana se percibe como otra ciudad desde la llegada del también llamado “Súper perro”.

“Es un orgullo para nosotros, tanto para Tijuana como para todo Baja California, ya que Xolos es un gran equipo que fue creciendo y representando a nuestro Estado”, expresó Erika Santoyo, estudiante de 20 años originaria de Ensenada.

La delincuencia, la prostitución, la violencia y hasta el polémico nombre de Jorge Hank Rhon, parecen desaparecer cuando la oncena de Xolos saltan a la cancha. Tijuana está inmersa en la pasión que desata este equipo de futbol. Los días en lo que el club es local cualquier otra cosa es menor. Lo único que importa es estar en la “perrera más grande del mundo” y si no se puede, entonces ladrar fuerte desde afuera del estadio; lo que sea para impulsar a los Xolos de Tijuana.