Breves

Sigue a La Opinión en Facebook
Breves
John Kerry, secretario de Estado de EEUU.
Foto: AP

Los magistrados de la Corte Suprema de EEUU debatieron ayer sobre si los estados que buscan combatir el fraude electoral y la inmigración ilegal pueden obligar a los electores a documentar su nacionalidad estadounidense antes de permitirles usar un sistema federal de inscripción de votantes diseñado para agilizar el voto. Algunos activistas republicanos afirman que el fraude por parte de indocumentados es una amenaza a la integridad de las elecciones.

El Gobierno del presidente Barack Obama apoyó ayer los planes de Francia y Gran Bretaña de armar a los rebeldes sirios afirmando que no se interpondrá en el camino de ningún país que busque equilibrar la batalla contra el régimen de Assad, apoyado por Rusia, Irán y Jezbolá.

El secretario de Estado John Kerry dijo que mientras más se prolongue la guerra civil en Siria, mayor es el peligro de que sus instituciones colapsen y los extremistas tomen el control del vasto arsenal de armas químicas del país árabe.

La continuada erosión de la cobertura de noticias en los medios de comunicación tradicionales y una década de recortes están acelerando la pérdida de audiencia de los medios de prensa, según un estudio sobre la excelencia en el periodismo publicado ayer por el Centro Pew. El estudio encontró además que la “industria de las noticias” sigue perdiendo frente a los nuevos medios —internet y aparatos digitales portátiles— en la competencia por el dinero de la publicidad.

El abogado de un médico en Filadelfia que prestaba servicios de aborto y sobre quien pesan cargos de homicidio acusó ayer a las autoridades de efectuar un “juicio elitista y racista” al dar inicio el proceso en un caso que podría conllevar la pena de muerte.

El defensor Jack McMahon también acusó a las autoridades de la ciudad de proceder al “linchamiento judicial” del acusado, el doctor Kermit Gosnell, quien es afroamericano.

Gosnell, de 72 años, está acusado de dirigir una clínica que no respetaba la normativa estatal que prohíbe realizar abortos en el tercer trimestre de gestación.

Estados Unidos rechazó “categóricamente” ayer la afirmación del presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, de que funcionarios del Pentágono y la CIA están detrás de planes para asesinar al candidato opositor, Henrique Capriles. Según Maduro, la trama buscaría asesinar a su rival para “echarle la culpa al Gobierno bolivariano y crear un caos en Venezuela” rumbo a los comicios del 14 de abril.