Joven suicida ‘iba a matar’

El universitario guardaba armas y varios explosivos
Sigue a La Opinión en Facebook
Joven suicida ‘iba a matar’
Un policía resguardaba ayer una calle cerca del sitio donde ocurrieron los hechos en la Universidad de Florida Central, en Orlando.
Foto: AP

MIAMI, Florida (EFE).— Un estudiante de 30 años de edad trató de provocar ayer una masacre en una universidad de Florida pero al parecer terminó quitándose la vida momentos antes de que la policía llegara a su dormitorio alertada por su compañero de habitación.

Al menos esa es la tesis que sostiene la Policía de la Universidad de Florida Central, según detalló ayer lunes el jefe de la policía universitaria, Richard Beary, en una conferencia de prensa.

Explicó que el domingo por la noche se recibió la alerta de que había saltado una alarma antincendios del campus, que está situado muy cerca de Orlando.

Tan solo minutos después, cuando ya estaban en camino, se recibió una segunda llamada del compañero de habitación de James Oliver Seevakumaran diciendo que este le había apuntado con un arma pero que había logrado huir de él y que además había podido atrincherarse en otro habitáculo.

Cuando los agentes llegaron, encontraron en el dormitorio el cuerpo sin vida de Seevakumaran, que se había disparado a sí mismo, y liberaron al compañero, según relató Beary, quien cree que el joven no contaba con la rápida respuesta de la policía.

Además hallaron en la habitación varias armas, una gran cantidad de balas y bastante material explosivo, lo que les llevó a ordenar la evacuación parcial del campus durante unas horas.

El joven, exestudiante de la Universidad de Florida Central y que aún ocupaba uno de los dormitorios, mantenía un diario y un elaborado plan sobre como hacerle daño a la mayor cantidad de personas posible.

Además acumulaba un elevado número de cargadores de gran capacidad y cócteles molotov, entre otro material casero para provocar explosiones.

La tesis policial, según Beary, es que la intención de Seevakumaran era hacer saltar las alarmas de incendios en la zona de dormitorios del campus para que los estudiantes salieran de sus habitaciones todos a la vez y, cuando todos estuvieran evacuando el edificio, utilizar contra ellos todo ese arsenal.

Según ha relatado su compañero de habitación, Seevakumaran nunca antes había mostrado un comportamiento especialmente violento ni una predilección particular por las armas, aunque era algo antisocial.

Al parecer casi todas las armas habían sido adquiridas en una tienda de los alrededores de Orlando, según lo indicaron las autoridades.