Llevan a la ópera la historia de heroína de corrido mexicano

La ópera 'Camelia la Tejana' ultima su esperado estreno este fin de semana en Long Beach
Llevan a la ópera la historia de heroína de corrido mexicano
Dos instantes de la producción en México de 'Camelia la Tejana', que se estrena este fin de semana en Long Beach.
Foto: Rubén Ortiz Torres

Los coyotes al acecho vigilan la linea divisoria y también a su rebaño y, poco a poco, empujan a los miembros de su carga humana para que vayan en busca de su sueño americano al “otro lado”. Esta es la frontera.

Podría tratarse de cualquier punto geográfico que separa a México y Estados Unidos, pero esta noche es Long Beach.

Es aquí donde el viernes pasado, en un edificio en la esquina de la avenida Pacific y la Calle Sexta, convergieron artistas teatrales de esos dos países para el último ensayo de un experimento pocas veces visto en teatro: una ópera inspirada en un corrido mexicano… y hasta con sabor ranchero.

Camelia La Tejana: Únicamente la verdad, que se estrena este fin de semana en la Opera de Long Beach, cuenta la historia de la famosa mujer de la canción Contrabando y traición del grupo ganador del premio Grammy, Los Trigres del Norte. El corrido es un historia de amor, traición y asesinato en el mundo del narcotrafico en que una mujer, Camelia la Tejana, mata a su amante Emilio Varela.

El libreto de la ópera es de Rubén Ortiz Torres y está musicalizado por su hermana Gabriela Ortiz.

En México, Camelia también hizo noticia en los medios de comunicacion.

Pero, ¿existió Camelia? La ópera aborda el mito.

“Yo nunca había escuchado un corrido que se hiciera ópera”, dice con emoción y orgullo durante un intervalo Enivia Mendoza Mondragón, la soprano que encarna a la heroína y que en esta noche viste de pantalones de mezclilla, blusa y y saco negros. “Creo que es una gran innovación”.

Pero en Camelia hay varias Camelias.

Además de Mendoza Mondragón en el papel protagónico, el controvertido personaje es interpretado por las bailarinas Agustina Ramírez y Camelia María de la compañía Nannette Brodie Dance Theatre de Long Beach en escenas que el director escénico Mario Espinoza describe como “silenciosas”, es decir, sin canto.

Y es que, a final de cuentas, esta obra es mucho más que el refrito de un corrido adaptado a la ópera. Consta de danza, actuación y diálogos cantados que incorporan noticias sobre Camelia que circularan en los medios mexicanos y que fueran recopiladas para tejer un drama en donde se cruzan la realidad y la ficción.

“Son testimonios que dialogan unos con otros”, dijo el director escénico mexicano Mario Espinoza, quien supervisaba las prácticas del viernes. “Son entrevistas escritas, de radio y televisión, de gente que escribió su opinión en la Internet… Es como un oratorio documental. A eso le agregué una historia silenciosa como ocurre muchas en México, de una mujer que es raptada de un concurso de belleza y que es obligada a ser la pareja de un capo. Y asciende y luego es traicionada y tiene que huir hasta que no se sepa nada”.

Pero esta ópera también se siente real. Camelia lleva al escenario el drama que vive todo México con el narcotráfico de los últimos años.

El corrido de Contrabando y traición fue escrito en los años 70 por el compositor Ángel González y fue uno de los primeros y más exitosos narcocorridos de la historia. “La canción sigue siendo importante y el personaje de Camelia sigue siendo un mito porque tiene que ver con nuestra realidad,” dijo Espinoza.

Para Gabriela Ortiz, la compositora, Camelia es una versión moderna de otra famosa obra.

“Es como la ópera Salomé de la frontera”, dice Ortiz en entrevista telefónica desde la Ciudad de México en referencia a esa otra ópera romántica y trágica que se inspiró en el personaje bíblico.

La obra se estrenó en 2010 abriendo el Festival de la Ciudad de México, un magno evento cultural y multidisciplinario. La presentación en Long Beach marcará la premiere de Camelia en Estados Unidos. “Es una ópera que habla de la realidad entre México y Estados Unidos y me gusta mucho que sea una coproducción binacional”, dijo Ortiz.

De tener éxito aquí en el Sur de California, a Ortiz le gustaría llevarla a Chicago, Nueva York y otras urbes norteamericanas. También a Europa y otras partes del mundo.

“Me interesaría que se hiciera en Colombia, en otros países latinoamericanos”, dijo Ortiz. “Es un tema muy actual. Tocamos cosas que a todos nos tocan, habla un poco de la violencia a través de ese problema del narcotráfico, es inevitable. Un compositor es un reflejo del momento en que vive. El arte es así y para mí esto es una oportunidad”.

Pero Camelia también ofrece algo importante para Ortiz. “Es una muestra de que en México también se hace buena música, que contamos con compositores y artistas que hacemos arte de nivel. México tiene muchas cosas valiosas”.