Una decisión histórica

El derecho al defensor público abrió las puertas de la justicia a los mas pobres
Sigue a La Opinión en Facebook

Hace 50 años Clarence Earl Gideon obtuvo un juicio nuevo después de haber apelado su condena ante la Corte Suprema de Justicia por no haber tenido una representación jurídica. Su victoria legal, y posterior absolución en Florida, estableció el derecho a un abogado defensor.

El escrito de Gideon al Alto Tribunal , redactado a puño y letra por un convicto con una escasa educación, fue aceptado y utilizado para asegurar uno de los derechos principales en nuestra sociedad. Esta es una página extraordinaria en la historia judicial estadounidense .

Medio siglo más tarde esta promesa de una asesoría legal adecuada, hasta para el acusado más indigente, se ha ido deteriorando a medida que las defensorías legales en los tribunales se han visto inundados de casos sin dar abasto para dar el mejor servicio al cliente. Un 73% de las oficinas condales del defensor público a nivel nacional carecen de la cantidad de abogados que se necesitan para atender la cantidad de casos y casi un cuarto de ellos tiene menos de la mitad de los abogados necesarios, según el Justice Policy Institute. Estas dificultades han perjudicado a muchos acusados sin recursos.

Esta decisión también tuvo un impacto decisivo en otro fallo judicial de la Suprema Corte en 2010, Padilla vs. Kentucky, en el que se estableció que un abogado está obligado a explicarle a su cliente el impacto que tienen las decisiones que tome en relación con su deportación .

El fallo en el caso Gideon aseguró que la Enmienda 6 y 14 de la Constitución, que establece los derechos de un acusado y la protección igual de todos ante la ley en los estados —respectivamente— sean una realidad para los estadounidenses sin importar su situación económica.

El derecho al defensor público ya existía desde la década del 30, el fallo lo extendió a los estados para establecer una nueva era que puso la justicia al alcance de los más desposeídos de nuestra sociedad.