$900 millones para cárcel quiere Sheriff de LA

Baca presentará su propuesta para construir prisión de hombres en LA
$900 millones para cárcel quiere Sheriff de LA
'No nos olvidemos de que se trata de una población de alto riesgo' dijo el Sheriff Lee Baca sobre los confinados.
Foto: Archivo

El Condado de Los Ángeles podría contar con una nueva prisión para hombres, de ser aprobado un plan a un costo de más de 900 millones de dólares que el Sheriff Lee Baca propondrá hoy a la Junta de Supervisores. Baca presentará su propuesta para comenzar un estudio del impacto ambiental de la construcción de un nuevo edificio que reemplazaría la actual cárcel central de hombres del centro de Los Ángeles.

“Una nueva prisión representará un ahorro en los costos de operación y de consumo de energía y agua”, indicó ayer Baca, durante la presentación de Terri McDonald, la nueva Sheriff Asistente de la división de Custodia, que estará a cargo de todo el sistema penitenciario del condado. La propuesta del Sheriff incluye la construcción de dos torres más pequeñas que las actuales, adyacentes al norte del edificio. La antigua prisión sería utilizada para clases para los prisioneros.

“Es necesario construir una nueva prisión”, coincidió McDonald, la primer mujer a cargo de las cárceles del condado. “La cárcel actual tiene una infraestructura lineal y no se pueden ver los prisioneros que se encuentran adentro”.

Una vez terminada, la cárcel tendría capacidad para 3,500 reclusos.

Al plan de Baca no le falta oposición.

“Antes de gastar tanto dinero en una nueva prisión, deberían considerar soluciones alternativas”, señaló Diana Zuñiga, vocera de la organización Californianos Unidos para un Presupuesto Responsable (CURB, por sus siglas en inglés).

Zúñiga dijo que el condado debe considerar varios programas ya existentes para reducir la población carcelaria, como el de libertad provisional antes del juicio, para que aquellos acusados de cometer delitos menores no tengan que estar en prisión.

“El 55% de los reclusos en el Condado de Los Ángeles, esperan en la cárcel a ser juzgados”, dijo.

Zuñiga indicó que el dinero que se gastaría en la construcción de una nueva prisión debería destinarse a más programas de educación, rehabilitación y servicios sociales.

CURB además se opone a la propuesta de Baca para la construcción de una cárcel para 1,150 mujeres en el Centro de Detención de Mira Loma, antiguamente usado por el gobierno federal para detener inmigrantes indocumentados.

“El último reporte sobre la violencia en las cárceles de mujeres se hizo en 2007. Las necesidades de las mujeres para reintegrarse a la sociedad y los problemas particulares de esa población no son consideradas”, señaló Zuñiga.

El reporte de la Comisión de Ciudadanos sobre la Violencia en las Cárceles, de 2012, que investigó los alegatos de violencia de oficiales contra reclusos, no incluyó a la población femenina.

“No hay un sistema penitenciario en la nación que sea perfecto, porque estamos lidiando con una población imperfecta”, advirtió Baca, refiriéndose a los reclusos y al reporte.

El Sheriff dijo que el departamento había aceptado las recomendaciones del reporte, pero que muchos de los hallazgos de la comisión habían sido solo alegatos que no habían sido investigados, luego de su presentación.

Baca señaló que la mitad de la fuerza que deben usar los oficiales en las cárceles es para separar las peleas entre prisioneros.

“No nos olvidemos de que se trata de una población de alto riesgo y que hay una gran población de presos con problemas mentales”, advirtió. “Tampoco nos olvidemos que muchas personas en las cárceles del condado deberían estar en las prisiones del estado”.