Breves

Breves
'Mantengan manos fuera de Chipre', en Nicosia, ayer.
Foto: EFE

Los ministros de Finanzas de la eurozona subrayaron ayer la necesidad de que Chipre reduzca el impacto del reparto de la carga del rescate sobre los pequeños ahorradores y apoyaron que estos sean excluidos del polémico gravamen especial si tienen depósitos de menos de 100 mil euros.

Los países de la a eurozona “siguen pensando que los pequeños ahorradores deberían ser tratados de manera diferente —desde una perspectiva financiera— a los que tienen grandes depósitos y reafirman la importancia de garantizar plenamente los inferiores a 100 mil euros”, señaló el presidente del eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, en un comunicado al término de una reunión extraordinaria de ese órgano fiannciero europeo.

Un alto jefe militar asociado al grupo central de los rebeldes sirios apoyó ayer lunes la formación de un gobierno interino para administrar las áreas en poder de los opositores al régimen. Mientras tanto las fuerzas del Gobierno cañonearon blancos a lo largo de la frontera oriental con el Líbano.

En momentos en que los opositores al Gobierno del presidente Bashar al Asad se reunían en Estambul para formar un gobierno interino propio, los aviones de guerra de Asad atacaron blancos cerca de la ciudad libanesa de Arsal, según la agencia noticiosa nacional estatal del Líbano. Los dos países comparten una frontera vulnerable y no estaba en claro si el cañoneo había ocurrido dentro del Líbano.

El diálogo nacional yemení arrancó ayer con llamamientos a cerrar viejas heridas y mirar hacia el futuro, en lo que supone uno de los pasos más importantes de la transición política del Yemen tras la marcha del presidente Alí Abdalá Saleh.

El encargado de abrir la sesión, que se prolongará durante seis meses, fue el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, que en el pasado fue vicepresidente con Saleh y que instó a los participantes a olvidar conflictos antiguos y a trabajar por un Estado civil moderno.

El diálogo nacional yemení arrancó ayer con llamamientos a cerrar viejas heridas y mirar hacia el futuro, en lo que supone uno de los pasos más importantes de la transición política del Yemen tras la marcha del presidente Alí Abdalá Saleh.

El encargado de abrir la sesión, que se prolongará durante seis meses, fue el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, que en el pasado fue vicepresidente con Saleh y que instó a los participantes a olvidar conflictos antiguos y a trabajar por un Estado civil moderno.

Alrededor de la web