Latinoamérica ve a un aliado

Latinoamérica ve a un aliado
El presidente Federico Franco y su esposa, Emilia Alfaro
Foto: EFE

BOGOTA.— Como un aliado para combatir la pobreza en América Latina definieron los mandatarios de la región al papa Francisco, a quien invitaron a visitar sus respectivos países durante el saludo que dio a las más de 130 delegaciones extranjeras que asistieron a la misa de inicio de su Pontificado.

Federico Franco dijo que espera que Francisco pueda “unir a la Iglesia” y logre sensibilizar al sector empresarial “para que con mayor responsabilidad social sea posible generar las condiciones de empleo” que permitan terminar con la pobreza.

El gobernante encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró desde Caracas que el titular de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que asistió a la entronización, expresó al Papa el compromiso de la revolución bolivariana de acompañarle en su labor con los más necesitados. Agregó que el Sumo Pontífice le dijo a Cabello “que era el papa de Latinoamérica, que no lo dejáramos solo y rezáramos por él”.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, aseguró que confía en que el nuevo jerarca de la Iglesia católica combata “la demagogia y el populismo” en Latinoamérica, a los que atribuyó la masa de pobres que hay en la región.

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, dijo que le gustaría hablar hoy miércoles, durante una audiencia que sostendrá con el Papa, sobre “pobreza y hambre”, asuntos frente a los cuales se ha mostrado “especialmente sensible”, aunque, indicó, el obispo de Roma debería además “empezar a comprender las opciones diferenciadas de las personas”, en aparente alusión al matrimonio homosexual.

“Creo que lo que es digno de destacarse son las grandes coincidencias de los postulados, de lo que habrá de trabajar durante su Pontificado, de ocuparse de los que más lo necesitan, los pobres, los niños, la infancia, algo que tiene una gran coincidencia con lo que desde el Gobierno de la República estamos trabajando”, puntualizó el mexicano Enrique Peña Nieto.

Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, indicó que el Sumo Pontífice le transmitió “ánimo” y “aliento” para terminar su Gobierno en 2014, y que durante su conversación le comunicó que su país “se siente identificado con su papado porque en su desarrollo ha emulado mucho”el espíritu franciscano”.

El gobernante chileno, Sebastián Piñera, quien aseveró que “con una sonrisa muy cariñosa” el Papa le dijo que iba a visitar Chile, sostuvo que es “providencial’ que refleje “tan bien la necesidad de la Iglesi”” y que posea “todas las cualidades necesarias para acercarla a los débiles y pobres”.

El vicepresidente uruguayo, Danilo Astori, dijo haber quedado “absolutamente impactado” por la personalidad de Francisco, que supone “un cambio de estilo respecto a lo tradicional” y permite “tener la esperanza de que la Iglesia juegue un papel moderno, dinamizador”.