La reunificación familiar

Está mal enfrentar las visas de trabajo con las familiares
La reunificación familiar

El propósito de una reforma integral de migración es actualizar y equilibrar un sistema anticuado y decrépito que tome en cuenta las necesidades humanas y económicos. El camino para ello no es enfrentando la prioridad de la reunificación familiar con la captación de mano de obra.

En una audiencia reciente realizada en el Senado surgió la idea entre algunos legisladores republicanos de eliminar las categorías que permiten traer a hermanos e hijos mayores de 21 anos de edad, para de esa manera poder traer una mayor cantidad de gente trabajadora ya sea —por ejemplo— profesionales en áreas de tecnología como en trabajos que requieran menos especialización.

Creemos que es un error colocar en una misma bolsa a estos dos tipos de inmigración que cumplen propósitos distintos.

Las visas para mano de obra tiene el fin de buscar trabajadores para los sectores que no encuentran en Estados Unidos el personal para llenar sus necesidades de una industria específica.

Mientras que la reunificación familiar cumple con una necesidad afectiva, pero el impacto va mucho más allá. Estos inmigrantes son los que trabajan en los negocios familiares haciendo su aporte a la economía. También cumplen un importante papel en cuidar a los padres ancianos, en criar hijos y nietos. Esto tiene un impacto económico positivo y qué decir de los valores familiares tan preciados por republicanos y conservadores.

Es incorrecto contraponer una visa de trabajo con una de reunificación familiar —como las que se consideran eliminar— porque eventualmente los dos tienen un aporte. Un familiar no llega al país para ser una carga ni un elemento de decoración, sino que viene principalmente a trabajar y contribuir.