Senado avanza presupuesto 2013

Ratifica recortes por $85,000 millones para evitar cierre de agencias federales
Senado  avanza presupuesto 2013
Trabajadores de gobierno y miembros de sindicatos protestan en Filadelfia por los recortes en el presupuesto federal.
Foto: AP

WASHINGTON D.C. — El Senado estadounidense aprobó un amplio proyecto presupuestal para que el gobierno no se quede sin recursos para seguir funcionando hasta finales de septiembre, aunque deja en pie los recortes automáticos al gasto que significarán días de descanso sin goce de sueldo para cientos de miles de empleados federales.

La votación bipartidista de 73-26 envía la medida a la Cámara de Representantes, donde se espera sea aprobada hoy jueves y luego enviada al presidente Barack Obama para que la firme.

El presidente Barack Obama había deplorado esa falta de acuerdo y los recortes automáticos.

La medida dará financiamiento a los presupuestos operacionales del día a día para cada oficina del gabinete hasta el 30 de septiembre; dará 87,000 millones de dólares a las operaciones militares en Irak y Afganistán y mantendrá congelado un pago para los empleados federales.

La medida otorga al Pentágono la ayuda financiera que tanto busca para capacitación y preparación y concede los incrementos planeados a los programas de salud de los ex combatientes.

Si el Congreso lo aprueba -como se espera- a más tardar hoy jueves antes de que los legisladores tomen un receso de dos semanas, significaría que todos los recortes aprobados en el presupuesto pese a un esfuerzo del Presidente Obama para reducir el déficit el mes pasado, permanecerán en efecto por el resto del año fiscal hasta el 31 de agosto.

Se harían algunos ajustes, los inspectores federales de carnes, por ejemplo, que esperaban licencias obligatiorias sin pago, no verían recortes gracias a la cooperación entre ambos partidos para evitarlos.

La legislación provee 982 mil millones de dólares para que las agencias federales continúen en operación hasta finales del 30 de septiembre, cuando concluye el presupuesto actual, un nivel que toma en cuenta las amplias reducciones para combatir el déficit fiscalque aprobó el Congreso y Obama firmó como ley más de dos años atrás.

Sin los cambios, los recortes por 85,000 millones de dólares para el actual año fiscal se incrementarían a casi un billón de dólares en la próxima década, niveles que los legislaadores de ambos partidos coinciden en que son políticamente insostenibles. Como resultado, es posible que el presupuesto vuelva a las negociaciones en un año para reemplazar las reducciones con diferentes ahorros para evitar un mayor deficit federal.

Las consideraciones políticas estuvieron ampliamente desplegadas en ambas cámaras mientras los legisladores trabajaban en medidas relacionadas con las prioridades de gasto, tanto para este año como para dentro de una década y el futuro.

El Congreso, dominado por los republicanos, realizaron un voto simbólico sobre un presupuesto de 10 años diseñado por senadores demócratas que incrementaría los impuestos en un billón de dólares y no logra eliminar el déficit en más de dos décadas. Fracasó -como esperaban los republicanos- con un voto de 154-261. El congresista Mark Mulvaney, R-S.C., dijo que él quería que el voto fuera sobre un presupuesto presentado por Obama, pero resaltó que el presidente no había entregado uno.