Un veredicto inconcluso en caso Bell (fotos y video)

En un fallo aparentemente contradictorio, jurado encuentra a cinco de seis acusados culpables de solo algunos de los cargos
Un veredicto inconcluso en caso Bell (fotos y video)
La exconcejala Teresa Jacobo escucha la lectura del veredicto del jurado que la halló a ella y otros cuatro acusados culpables de varios cargos.
Foto: AP

Sin alcanzar un veredicto en la mitad de los cargos, el jurado en el caso de corrupción en Bell declaró culpables de ciertas acusaciones a cinco exfuncionarios de esa pequeña ciudad, que aún podrían enviarlos a prisión por un tiempo, y absolvió por completo al pastor Luis Artiga.

No está claro si hoy el panel, que ha deliberado desde hace cuatro semanas, deberá reanudar el debate por los cargos pendientes, relacionados con las oficinas de Propiedad Excedente y Vivienda Comunitaria. En éstos, el jurado se encuentra en un impase de 9-3.

El hecho es que el fallo alcanzado en el resto de los señalamientos parece contradecirse, dejando en el aire dudas sobre el desempeño del jurado, que avanzó con lentitud y tuvo conflictos internos.

Y es que el panel exoneró al exalcalde Óscar Hernández y los exconcejales George Cole, George Mirabal, Teresa Jacobo y Víctor Bello de los cargos por mal uso de fondos públicos relacionados con su pago por el servicio prestado en la Autoridad de Finanzas Públicas de 2006 a 2010.

Pero los encontró culpables por malversación de fondos al cobrar indebidamente como integrantes de la Autoridad de Desechos Sólidos y Reciclaje en ese período.

En suma, el grupo considera que el exorbitante aumento salarial que aprobaron los exfuncionarios estuvo justificado en una de las agencias municipales, en otra no y en dos más no está seguro.

El caso de corrupción de Bell estalló en 2010 tras relevarse que los ediles de ese municipio del sureste del Condado de Los Ángeles, de 2.6 millas cuadradas, devengaban un sueldo anual de casi 100,000 dólares por desempeñar un trabajo de tiempo parcial. Mientras que el administrador de la ciudad, Robert Rizzo, era compensado con alrededor de un millón de dólares, más del doble del salario del presidente Barack Obama.

De acuerdo a la fiscalía, los acusados robaron 1.3 millones de dólares de las arcas públicas de una de las localidades más pobres del condado, habitada mayormente por inmigrantes latinos. De 2006 a 2007, el tiempo total de las reuniones del Concejo de Bell fue de apenas 34 minutos, según la agencia. Una de sus agendas sólo tenía un asunto por discutir: subir el sueldo de los ediles y el alcalde.

Ayer, el jurado concluyó que el trabajo de los acusados estuvo justificado en por lo menos una de las autoridades locales y consideró que Luis Artiga, quien ingresó al Cabildo cuando los altos salarios ya se habían establecido, no era culpable en ninguno de los doce cargos que pesaban en su contra.

“Quiero agradecer al jurado desde el fondo de mi corazón. Que Dios los bendiga”, dijo Artiga antes de abandonar el Tribunal del Condado de Los Ángeles, donde se lleva el caso desde el 24 de enero.

Artiga no precisó si estaría dispuesto a testificar contra Rizzo, cuyo juicio comenzará en unas semanas y a quien hasta ayer acusaba de ser la mente maestra de la corrupción en Bell.

“El señor Artiga desde el primer día dijo a todas las autoridades y los fiscales que él no sabía [del aumento salarial], que el señor Rizzo estaba detrás, que él le pidió que se integrara al Concejo a trabajar. Es todo lo que hizo”, comentó George Mgdesyan, abogado de Artiga.

La defensa de los cinco ediles que aún enfrentan cargos no comentó sobre el veredicto parcial.

En la lectura del fallo hubo lágrimas, rostros desencajados y muecas de angustia entre los acusados.

Algunos residentes de Bell que acudieron al juzgado salieron un tanto desilusionados por el fallo.

“Todavía estamos esperando ver justicia”, expresó Alfred Areyan. “Son culpables de mal uso de fondos públicos. Nadie está por encima de la ley”.

  • $800,000 era el salario anual de Robert Rizzo, administrador de la ciudad de Bell
  • $100,000o más ganaban los exconcejales involucrados en este caso
  • $5.5millones fueron malversados entre los cinco exfuncionarios
  • 36,000 personas es la población de Bell, una ciudad donde 1 de cada 4 vive en condiciones de pobreza