En Bell temen que Rizzo y Spaccia queden impunes

Funcionarios y vecinos de Bell temen que Rizzo y Spaccia, pendientes de juicio, también sean exonerados y contemplan demanda civil para recuperar pagos ilegales a los demás exconcejales exonerados en parte ayer

El administrador de Bell,  Doug Willmore, habló ante los ciudadanos de la ciudad, luego de conocerse el resultado del juicio.
El administrador de Bell, Doug Willmore, habló ante los ciudadanos de la ciudad, luego de conocerse el resultado del juicio.
Foto: La Opinión - / J. Emilio Flores

Residentes de la ciudad de Bell que ayer se enteraron que sus exconcejales la libraron en 76 de los 96 cargos que les imputaban, se manifestaron decepcionados y temerosos de que lo mismo pueda ocurrir con los dos exfuncionaros que continuan en juicio: Robert Rizzo y Angela Spaccia.

A los exconcejales Óscar Hernández, Teresa Jacobo, George Mirabal, George Cole, Víctor Bello y Luis Artiga se les acusó de apropiarse y malversar fondos públicos en diferentes entidades del gobierno municipal.

“No debió haber sido de esa manera, los cargos eran bastante fuertes, creo que las pruebas eran suficientes, creo que falló la Procuraduría, me siento defraudado”, comentó Raúl Álvarez, residente de Bell.

Debido a lo ocurrido ayer en la corte del condado, donde la jueza del caso declaró nulos 44 cargos de malversación de fondos, el señor Álvarez dijo existir temor de que Rizzo y Spaccia se salgan con la suya.

Cinco de los seis exconcejales fueron declarados culpables en 20 cargos y en 20 absueltos, mientras que Luis Artiga fue absuelto de los 12 cargos que pesaban en su contra.

“Hay mucho temor de que eso ocurra”, coincidió el concejal Nestor Enrique Valencia. “Yo también estoy decepcionado y enojado porque no se hizo más… No hemos encontrado la justicia que hemos buscado”.

El concejal Valencia dijo que pedirá a la fiscal Jackie Lacey que vaya a la ciudad de Bell y explique a los residentes qué fue lo que pasó y cuáles son las opciones legales.

“Aparentemente no pusieron los recursos suficientes”, consideró Valencia.

Si Rizzo y Spaccia llegaran a quedar libres, así como los otros cinco exconcejales en caso de que ganaran una apelación, la ciudad tendría que pagar alrededor de 10 millones de dólares en los abogados de los acusados, advirtió el concejal.

Sin embargo, Ana María Quintana, quien es abogada y concejala de la ciudad, explicó que al haber un veredicto de culpabilidad (por los 20 cargos), la ciudad tiene la oportunidad de defenderse para no hacerse responsable de los gastos de representación legal de los acusados. “Como abogada entiendo lo complejo de la situación y no me sorprende el veredicto, pero estoy un poco desilusionada, porque me hubiera gustado que este capítulo se hubiera cerrado totalmente para enfocarnos en nuestra ciudad”, señaló.

Doug Willmore, administrador de la ciudad, dijo estar confiado de que no tendrán que pagar por los abogados de los exconcejales.

La ciudad, indicó, estaría también considerando una demanda civil para recuperar el dinero que se pagó de manera ilegal a los exfuncionarios.

“Vamos a pelear si reclaman alguna compensación por los abogados”, mencionó.