Abrazo histórico entre dos Papas

Francisco y Benedicto XVI rezaron juntos 'como hermanos' en Castelgandolfo

Guía de Regalos

Abrazo histórico entre dos Papas
El Papa Francisco se reunió ayer con el Papa emérito Benedicto XVI en un encuentro que pasará a la história.
Foto: authors

Ciudad del Vaticano — El Papa Francisco regresó al Vaticano tras visitar y almorzar con Benedicto XVI en la residencia de Castel Gandolfo, donde vive el pontífice emérito desde que renunció al papado el 28 de febrero pasado, informó el Vaticano.

El helicóptero en el que regresó Francisco partió de Castel Gandolfo a las 2:42 p.m. hora local. El Papa fue despedido en el helipuerto por Benedicto XVI.

La visita duró casi tres horas y durante la misma rezaron juntos en la capilla del palacio apostólico, mantuvieron un encuentro a solas durante 45 minutos y comieron junto a los secretarios privados.

Francisco partió en helicóptero desde el Vaticano a Castel Gandolfo a las 12:03 p.m. hora local.

Se da la coincidencia que Francisco usó el mismo medio de transporte que uso Ratzinger el pasado 28 de febrero para abandonar el Vaticano tras casi ocho años de pontificado.

Esta ha sido la primera vez que se ven desde que el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, fue elegido papa, el 13 de marzo, aunque ya habían hablado por teléfono en varias ocasiones en estos días.

Benedicto XVI, de casi 86 años, se encuentra en Castel Gandolfo, en espera de que se terminen las obras de reestructuración del monasterio en el interior de los Jardines vaticanos donde vivirá tras su renuncia.

La imagen de estos dos pontífices, ambos vestidos de blanco, ha quedado para la historia.

Benedicto XVI vestía una sencilla sotana blanca y se cubría con un anorak también blanco, Francisco iba también con sotana blanca y lo único que les distinguía era la esclavina blanca y la faja del mismo color que éste llevaba.

En coche se dirigieron hasta el palacio apostólico. Francisco se sentó en la parte derecha del automóvil, el lugar tradicional que ocupa el Papa, mientras que Benedicto se colocó en la izquierda.

Delante iba el prefecto de la Casa Pontificia y secretario del Papa Ratzinger, Georg Ganswein.

Una vez en la residencia se dirigieron a la capilla para rezar.

Benedicto XVI le cedió el puesto de honor a Francisco y este lo rechazó diciéndole “Somos hermanos”, tras lo cual los dos juntos rezaron de rodillas en el mismo banco.

Tras el rezo, se reunieron a solas en la biblioteca privada, donde conversaron durante 45 minutos.

El papa Francisco regaló a Benedicto XVI un cuadro de la Virgen de la Humildad. Después del encuentro a solas, almorzaron junto a los secretarios Georg Ganswein y Alfred Xuareb.