Nada de qué reír

Las autoridades allanan 17 centros de venta de gas que produce euforia

Guía de Regalos

Nada de qué reír
Jim Phillips, del Departamento del Sheriff de Los Ángeles, lleva detenido a Federico Valencia tras allanar el negocio Victor Welding Supply, Co.
Foto: AP

“No es cuestión de risa”, en referencia al gas que produce un efecto de euforia, fue el nombre del operativo que realizó el viernes el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles y que resultó en el arresto de varios individuos y el cierre de centros de venta de óxido nitroso, también conocido como NOS o NOZZ. Al ser inhalado, el gas produce euforia y alucinaciones y es muy popular en las fiestas de jóvenes.

El operativo, que allanó 17 centros de venta en el condado de Los Ángeles, fue un esfuerzo conjunto de 300 oficiales del departamento del Sheriff, la Administración federal de alimentos y drogas, FDA, y agencias locales. Como resultado de la intervención se incautaron dos contenedores de tamaño industrial, que contenían en total 10,000 libras de NOS, 367 tanques de 64 libras de gas, dos arrestos por tenencia de armas, entre ellas cuatro rifles de asalto y tres arrestos del FDA.

“Este es el primer capítulo de una larga historia”, indicó el Capitán Michael Parker del departamento del Sheriff, refiriéndose a la investigación de un año que precedió al operativo de ayer. Parker dijo que la información sobre sitios y fiestas dónde los jóvenes pueden conseguir NOS, generalmente se anuncia públicamente en redes sociales como Facebook o Twitter. “Muchos padres no saben lo que están leyendo sus hijos en la internet, e incluso cuando intentan hacerlo, los mensajes llegan con palabras claves, que sólo los jóvenes conocen”.

El óxido nitroso no está catalogado como una sustancia controlada y sólo se considera ilegal cuando se vende para el consumo humano. El gas se vende de manera legal para su uso en consultorios dentales, en la preparación de alimentos, como la crema batida en aerosol, o para darle más velocidad a los autos de carrera. “Algunos negocios que venden partes de auto, venden NOS, pero la diferencia es que las personas que lo utilizan para las carreras utilizan tanques pequeños. Muchos de los negocios que allanamos hoy tenían grandes tanques, era lo único que vendían y los clientes que llegaban eran jóvenes vestidos como para ir a una fiesta, no a una carrera de autos”, explicó Parker.

“Al no ser una sustancia controlada, su venta se considera un delito menor”, explicó Armalin. El departamento del sheriff está tratando de cambiar esta política. En el operativo de ayer fueron arrestados Edward Valencia, de 52 años, de Lynwood y Frederico Valencia, de 59, de Los Ángeles, ambos empleados del negocio Victor Welding, y Rose Cuellar, de 23 años, empleada de LA Rush, en Huntington Park.

El consumo de NOS ha causado múltiples accidentes automovilísticos de conductores manejando bajo su influencia, violencia y peleas en las fiestas dónde se vende, entre aquellos que tratan de robarse los tanques, explicó el teniente Rod Armalin del departamento del sheriff. El gas causa mareo, entumecimiento y pérdida de la sensación. Si bien el efecto dura sólo unos pocos minutos, los adolescentes más jóvenes tienen efectos que duran hasta 30 minutos, indicó Armalin. “Recientemente, en una de las fiestas donde se vendía el gas, encontramos una adolescente de sólo 13 años”, agregó Parker. El gas puede llegar causar la muerte de quienes lo inhalan.

El año pasado, se produjo una explosión de gas en uno de los negocios de Los Ángeles que vendía NOS, causando la muerte de su dueño. Antes de su muerte, el propietario había ganado aproximadamente 160,000 dólares en tres meses vendiendo óxido nitroso.