Otra sanción y el ‘Jefe’ explota

Castigo a Brizuela hace que el DT de Atlas la tome contra el organismo

Guía de Regalos

GUADALAJARA, México.— La Comisión Disciplinaria hizo explotar a Tomás Boy al dar a conocer que Isaac Brizuela tendrá un juego de castigo, luego de determinar que el penal que se le marcó en el duelo ante Santos fue un engaño del jugador.

Aún cuando los Zorros apelaron la sanción, el castigo se ratificó, lo que hizo que el “Jefe” hiciera evidente su molestia y arremetió ante las autoridades de la Liga MX.

“Me parece un acto increíble, no creo que haya fundamento reglamentario y legal para poder ejecutar este tipo de sanción, es más, creo que el único que finge, es Baloy, porque él alza las manos para decir que no hizo nada, hay un contacto flagrante, es un penalti clarísimo.

“Me parece increíble y que quede claro, me parece que hay mala intención”, dijo Boy.

“Esto no tiene nada que ver con los árbitros, ¿quién está castigando a mi jugador? Esto es de escándalo, hubo una falta, fue sancionado, hubo un gol; no nos quejamos porque nos ganaron bien con un golazo, un churrazo de Darwin Quintero”.

“Pero el único que finge es Baloy quien alza los brazos y mete la rodilla derecha, con eso contacta, no tiene que ser una gran falta, además mi jugador no finge, hay un contacto y se cae, es increíble”, manifestó Tomás Boy.

“Depende del sapo es la pedrada. Por eso digo que me parece que hay mala intención, porque la situación es gráfica, la televisión no tiene segunda dimensión, por eso no puedes ver los rosones ni señalar algo que no se ve”, mencionó el DT.

“El equipo Atlas va en segundo lugar de la tabla general, fenomenal. Esto es muy grave porque el árbitro sanciona según su criterio, aquí hay contacto y además hay un historial, el jugador nunca finge faltas, es una parte muy importante de mi equipo, qué casualidad”, sentenció Boy.

El trabajo que ha hecho Boy al frente de los Zorros ha sido un contraste total.

El torneo anterior fue una pesadilla para el DT, que no ganó ni un partido de 11 que dirigió. Pero hoy, su ciclo en el Atlas se pintó de color rosa, ya que tiene a los tapatíos como sublíderes, y su renovación de contrato luce favorable.

Así, los Zorros buscan seguir de la mano del “Jefe”, que está a nada de romper la maldición de seis años sin Liguilla.