Su fiel afición no le falla

Hondureños prenden ambiente y celebran empate de la selección

Guía de Regalos

Su fiel afición no le falla
Para entrar al duelo Honduras-México, largas filas se pudieron apreciar... ya adentro, el festejo fue mayúsculo.
Foto: FOTOS: MEXSPORT

SAN PEDRO SULA, Honduras.— Cuatro horas de espera dentro del estadio, cinco o seis en las calles aledañas para vivir un minuto de silencio, justo al minuto 27.

En ese momento todo el escándalo, el ruido que generaron los aficionados hondureños desde el ingreso al Olímpico Metropolitano, quedó en silencio.

Como si nadie estuviera dentro del inmueble fue la reacción al primer gol de Javier Hernández.

De a poco, algunas voces volvieron a sintonizarse en el apoyo a los locales, para tratar de recuperar en la grada el control perdido en la cancha.

Nuevamente emergió el grito de: “¡Honduras, Honduras!”, pero no con la fuerza y seguridad que al inicio, y entre el respaldo también surgió la desesperación.

México celebró su gol con aplausos perdidos en la tribuna, como si se tratara de una llegada más de peligro que no se concretó.

El segundo minuto de ruptura en el fervor catracho fue al 53′, justo cuando el Tricolor marcó el 2-0.

Pero los 37 grados centígrados mermaron a México y también los ajustes del técnico rival. Entonces volvió a encenderse el graderío, empujando a su equipo y al ver que sí se acercaban al marco de Guillermo Ochoa se puso de pie.

En cuanto cayó el gol de Carlo Costly la situación se tornó como al principio.

“¡Vamos por el otro!”, se escuchó en todo el estadio.

Y así fue. El penal que marcó Jerry Bengtson prendió de nuevo a la afición, que insistió por el tercero, y aunque ya no llegó, festejó el empate como si fuera el pase al Mundial.

La alta temperatura afectó a 40 seguidores de la Bicolor que fueron antendidos en los alrededores del Estadio Olímpico por 66 miembros de la Cruz Roja.

Seis de estas personas salieron en camilla debido a que sufren de presión alta, los otros por deshidratación.

Según reporte, la temperatura se elevó hasta los 40 grados centígrados.