LA VÍBORA

Guía de Regalos

LA VÍBORA
Linda Viera Caballero, conocida como La India.
Foto: Suministrada

Ya salió otra a la que le gustan que la maltraten, y de qué manera. Es el caso de la cantante puertorriqueña Linda Viera Caballero, mejor conocida como La India. Esta pobre —tonta— recibió una golpiza del novio, que la mandó al hospital. Pero eso no fue suficiente para que lo mandara a prisión. Por el contrario, hizo una serie de enredos y dijo una ensarta de mentiras, para que su pareja Javier Padilla González saliera bien librado. La verdad en estos casos no sé qué sentir, si compasión o ganas aplaudirle a su agresor. El tipejo ese casi la mata y ella de inmediato salió en su defensa a través de su publicista, quién declaró que la cantante no había sido agredida por su novio sino por unos “gringos”. Y que los golpes no fueron nada, casi casi rasguños, que eso de que tenía la cara hinchada, con la nariz rota y un gran hematoma en la cabeza, eran mentira. ¡Por Dios!, no importa cual haya sido el motivo de la discusión, no hay razón alguna para que nadie, se ponga a golpear de esa manera tan salvaje a otra persona. Y todavía con eso, ésta va y pide a la policía de Puerto Rico que cancele la investigación y el caso se archive. Otro que por sus mentiras se mete en cada problema, es el queridísimo Pablo Montero, a este pobre lagartón, la verdad ya no se le creé ni el Padre Nuestro, y solo por andar de mujeriego y darse sus escapes de placer. Todo mundo y hasta él, creía que ya casado se iba a tranquilizar y portarse bien, pero resulta que no y, lo peor, es que no lo acepta. Ahora su última aventura, una fulana venezolana, vulgar pero guapísima, viajó a la Ciudad de México para aclarar que el cantante de Piquito de oro, sí tuvo una aventura con ella cuando éste fue a ese país a cantar en el homenaje al expresidente Hugo Chávez. ¡Ay! Pablito no entiendes ya ves por andarte metiendo con cualquier pelusa, pero eso parece que no le importa a su esposa, Carolina Van Wienlink porque a pesar de todas las infidelidades que le han descubierto, incluso durante su luna de miel, ella ni se inmuta. Seguro la tiene bien consentidota.

¿Y que onda con… Thalía? La que se siente diva, me cuentan que no más no dio el ancho en su concierto en Los Ángeles. Bueno, nunca ha cantado bien, pero no niego que con sus dos último discos me convenció y pensé que había mejorado, pero tal parece que no. Pero me dicen que además le faltó ensayo. Thalis —como también le dicen—, llegó con marido e hijos a Los Ángeles, poco tiempo antes de su presentación. Eso sería irrelevante, si la cantante tuviera ya amplia experiencia en los escenarios, pero en diez años sin presentar conciertos, se pierde condición. Aquí voy a derramar mi veneno, para mi que a su marido, Tommy Mottola, le importa un bledo todo esto de la gira, él la quiere tener en casa como ya se dijo, pero como se “soltó” ese rumor del divorcio, claro que el vegestorio ese no quiere perder a la guapa cantante y muy a su pesar, le cumple ese capricho. Pero sus apapachos no parece estarla apoyando porque Thalis no parece estar concentrada, ni enfocada totalmente en su regreso al escenario. A ver si con todo esto Gloria y Emilio Stefan no cambian de opinión acerca de poner en manos de la cantante el musical de sobre la historia de su vida, o de plano, que regrese a las clases de canto y se ponga a ensayar. ¿Será que su carencia de voz se debe a los nervios por el inicio de la gira? Pues aún está a tiempo de reparar esa vergüenza.