Shakira es una joya para “The Voice” y las hispanas (video)

Con mucha clase, sensibilidad y sentido del humor inteligente, la cantautora colombiana Shakira da la pelea por los mejores talentos

Guía de Regalos

Shakira es una joya para “The Voice” y las hispanas (video)
Shakira evidencia la grandeza del talento hispano.
Foto: Archivo

COLUMNA DE OPINION

Nueva York – En esta santa semana (para algunos) los creadores del programa “The Voice”, que se transmite por NBC, deberían prender una que otra vela de agradecimiento al Supremo por haberles puesto en el camino a Shakira… Y las hispanas deberíamos hacer lo mismo.

Admito que por razones laborales, todos los días me someto a la tortura de ver los programas mañaneros de la televisión hispana. Y utilizo la palabra tortura porque eso significa ver, por ejemplo, a Alan Tacher con sus bailecitos y muecas raras. Imploro al cielo que los “gringos” no estén sintonizando y tomando ese comportamiento en cuenta para “entender” mejor a la comunidad latina. Los hispanos somos mucho más que baile, botella, baraja, canciones de Jenni Rivera y chistes tontos a diestra y siniestra.

Juro por mi madre que esas oraciones no cayeron en saco roto. Y es que anoche fui testigo de cómo Shakira está mostrando en “The Voice” otra cara de los hispanos.

Admito que cuando anunciaron su participación en el programa, pensé: “Ni para allá voy a mirar. Esa mujer no canta, muje”. Pero la curiosidad me mató y el lunes sintonicé el estreno de esta temporada. Corroboré que, contrario a lo que llegaron a decir los “coaches” Adam Levine y Blake Shelton durante la campaña publicitaria que antecedió al programa, Shakira no tiene ningún problema expresándose en inglés. La entendí perfectamente al igual que los participantes a los cuales se dirigió.

Como no soy su fan, no tenía pensado volver a sintonizar el programa. Sin embargo, anoche decidí someterme nuevamente a “The Voice” a ver si algo cambiaba. Para mi sorpresa, Shakira evidenció al 100% que es el rostro hispano que hacía falta en la televisión anglosajona.

No grita, ni responde con soberana agresividad. Shakira se enfrenta a tres varones -Levine, Shelton y Usher– con astucia y sagacidad. Anoche, cuando Levine intentó desacreditarla ante la candidata “country” Tawnya Reynolds, a la cual pidió que ignorara a la colombiana porque “ella ni siquiera es de este país”, Shakira replicó sacando el diccionario “English to Country” y expresando sus deseos de aportar para desarrollar a la cantante. De esa forma, ganó para su equipo a Reynolds, sin tener que decir ni una palabra obscena, sin dar un grito, ni mostrar los senos o dar un caderazo.

Mucho menos se puso a debatir, como lo hacía Christina Aguilera, sobre cuál de los dos tenía más méritos. Shakira pudo haberle respondido que ella ha ganado 234 premios a nivel mundial mientras que Levine, con Marron 5, sólo ha obtenido 87. Pero la cantautora colombiana actuó con astucia.

La misma estrategia que puso en marcha la joven salvadoreña Cathia, de El Bronx, quien cautivó a los “coaches” interpretando “Yo no me doy por vencido”, de Luis Fonsi, totalmente en español. En la temporada pasada, un joven mexicano ya había cantado en español, pero no resultó ganador. Este año, parece que Cathia se echará al público en un bolsillo pues anoche, lo mismo en inglés que en español hasta bromeó con los “coaches”. Al final, decidió poner su carrera en manos de Shakira.

No faltará quien diga que de qué vale todo esto si al final nada pasa con las carreras de quienes ganan “The Voice”. Y en parte, tienen razón. Sin embargo, mucho ganamos los hispanos cuando una artista con Shakira demuestra en televisión nacional otros valores que nos distinguen y que en nada tienen que ver con los senos de Sofía Vergara: Somos muchos más los serios, trabajadores, comprometidos, talentosos, sensibles, apasionados, cultos, sacrificados (hay que recordar que hace poco más de un mes que Shakira dio a luz a Milan) y sobre todo respetuosos. No todos resolvemos las cosas a gritos, como en ocasiones nos representa George López.

Eso sí, como nada es perfecto, sólo le recomiendo dejar de morderse los labios y bajar la mirada cuando la cámara la enfoca, porque más que lucir sexy, parece forzada. Por lo demás, no cabe duda de que “The Voice” ya no vuelve a ser el mismo.