Supremo debate hoy si ley del matrimonio discrimina a gays

La Corte Suprema de Justicia de EEUU analiza una demanda contra la llamada ley DOMA

Guía de Regalos

Supremo debate hoy si ley del matrimonio discrimina a gays
Manifestantes a favor de los matrimonios gay protestaban ayer frente a la Corte Suprema de Justicia en Washington.
Foto: AP

Nueva York — Un día después de que la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. examinara si la Propuesta 8 que prohibió en California los matrimonios gay es inconstitucional, hoy los mismos magistrados seguirán analizando el tema de estas uniones, pero esta vez oirán argumentos a favor y en contra de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA).

El matrimonio entre personas del mismo sexo en Estados Unidos ha sido una larga historia de encuentros y desencuentros entre la ley federal y los Estados.

La Corte Suprema escuchará hoy argumentos sobre la validez de DOMA, en una audiencia muy esperada que se espera culmine con un veredicto hacia el mes de junio.

La ley define el matrimonio como la “unión entre un hombre y una mujer” y, aunque no prohíbe expresamente que los estados permitan el matrimonio gay, no los reconoce a nivel federal.

Esta es la lucha de la demandante neoyorquina, Edith Windsor, de 83 años, quien después de 44 años con su pareja, Thea Spyer, con la que se casó en Canadá y a la que cuidó hasta la muerte, tuvo que pagar más de $350,000 en impuestos federales al heredar, pues el Gobierno de EEUU no reconoció sus derechos como cónyuge.

En Estados Unidos el matrimonio gay está legalizado en 9 estados (Washington, Iowa, Nueva York, Maryland, Connecticut, Maine, Massachusetts, Nuevo Hampshire y Vermont) y el Distrito de Columbia.

Otros 10 estados permiten algún tipo de unión legal y reconocen los mismos, varios o algunos derechos similares a los del matrimonio (Delaware, Hawai, Illinois, Nueva Jersey, Rhode Island, California, Nevada, Oregón, Wisconsin y esta misma semana Colorado).

No obstante, el de California es un caso aparte ya que durante seis meses se permitieron los matrimonios gay, antes de que se aprobara la Propuesta 8, una enmienda de la Constitución del estado aprobada en referéndum en noviembre de 2008 que definió el matrimonio como un enlace entre en hombre y una mujer.

El Supremo escuchó ayer los argumentos a favor y en contra para derogar esta norma en California, que ha sido desafiada por las lesbianas Kristin Perry y Sandra Stier, y los gays Paul Katami y Jeffrey Zarrillo.

Nuevo México no tiene legislación que prohíba o reconozca de forma explícita el matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras que en los 30 restantes está explícitamente prohibido por las leyes o por la Constitución estatal.

Una historia de desencuentro

El movimiento en favor del matrimonio gay en EE.UU. comenzó en los años setenta.

En 1971, el Tribunal Supremo de Minesota ratificó la decisión de una corte inferior, que negó el certificado matrimonial a Michael McConnell y Jack Baker, al considerar que la Constitución de EE.UU. no garantiza el derecho al matrimonio a personas del mismo sexo.

Dos años más tarde, el estado de Maryland fue el primero en prohibir por ley el matrimonio gay.

En 1977 el activista Harvey Milk, que inició una cruzada por los derechos de los gays en San Francisco, se convirtió en el primer concejal abiertamente gay de California, cuyo asesinato un año más tarde le convirtió en un icono para la causa.

En 1993 el Tribunal Supremo de Hawai dictaminó que la legislación estatal que limita el matrimonio a personas de sexo opuesto es “inconstitucional”, a no ser que el estado de una razón convincente.

El presidente demócrata Bill Clinton promulgó en 1996 la ley DOMA, contra la que se pronunció este mes en un editorial al considerarla “incompatible” con la Constitución.

Massachusetts fue el primer estado en reconocerlo legalmente tras una decisión de la Corte Suprema estatal y el 17 de mayo de 2004 se casaron las demandantes, Julie y Hillary Goodridge, quienes, pese a divorciarse en 2009, abrieron el camino a otras parejas.

Desde entonces, famosos y políticos han reconocido públicamente su orientación sexual reclamando una apertura mayor de la sociedad y de las leyes, como la presentadora y comediante Ellen DeGeneres, quién se casó en 2008 en California con la actriz Portia de Rossi.

El congresista demócrata por Massachusetts, Barney Frank, se convirtió a sus 72 años en el primer miembro gay de la Cámara de Representantes en activo en contraer matrimonio, al casarse en 2012 en su estado con James Ready, su pareja por más de siete años.

El matrimonio gay recibió este año el respaldo del presidente, Barack Obama, también responsable de la abolición de la ley “Don’t Ask Don’t Tell”, que prohibía que los gays que admitieran serlo formasen parte de las Fuerzas Armadas.

El último censo de 2010 determinó la presencia de 646,000 hogares habitados por parejas gays en EEUU.

Según una encuesta de la consultora Gallup de diciembre, el 53% de los estadounidenses está a favor de la legalización de los matrimonios gay.