Contradicción del NRA

El NRA pide hacer en la escuela lo mismo que se opone para el resto de la gente
Contradicción del NRA

El debate sobre las armas de fuego está inmerso en grandes contradicciones alimentadas por la industria de las armas, basada en cuestionables interpretaciones constitucionales que se usan para rechazar el interés de la inmensa mayoría de los estadounidenses.

Este es el caso de la disputa sobre el proyecto de ley en el Senado para exigir una averiguación de antecedentes en todas las ventas de armas. Esta medida goza de un inmenso respaldo popular, 93% de demócratas y 83% de republicanos; sin embargo, cualquier medida razonable, como saber quien compra un arma, es considerada por algunos senadores republicanos, como una amenaza al derecho constitucional de portar armas. Por eso un puñado de legisladores, entre ellos Marco Rubio de Florida y Ted Cruz de Texas, amenazaron con realizar un bloqueo parlamentario a la ley.

Lo irónico es que entre las recomendaciones presentadas ayer por Asociación Nacional del Rifle para dar seguridad a las escuelas después de la matanza de Newtown, esté realizar la averiguación de los antecedentes para los individuos armados dentro de las escuelas.

Ya es inadmisible aceptar que la única alternativa para nuestra sociedad sea convertir las escuelas en fortalezas para poder protegerlas de los trastornados que poseen armados. Lo insólito es que el NRA exija la averiguación de antecedentes a las personas armadas dentro de la escuela mientras que se opone a que ésta se realice al resto de la gente.

Vale preguntarse si la averiguación de antecedentes dentro de la escuela da tranquilidad, por qué no hacerlo afuera de ella.

La respuesta involucraría los intereses de la industria de las armas, los millones de dólares de su cabildero (NRA) y los políticos ideólogos y demagogos que aprovechan la situación. Esos que ya derrotaron la prohibición a las armas, a los cargadores múltiples y ahora van contra la transparencia en la posesión de armas.