1-2. Suazo y De Nigris lograron la remontada para el Monterrey

Redacción Deportes (EEUU), 4 mar (EFE).- Los Rayados del Monterrey superaron una desventaja de un gol y vencieron la pasada noche por 1-2 al Galaxy de Los Ángeles en el partido de ida de la Liga de Campeones de la CONCACAF que se disputó en Home Depot Center, de Carson (California).
1-2. Suazo y De Nigris lograron la remontada para el Monterrey
El jugador de CF Monterrey Humberto Suazo celebra después de anotar contra Los Ángeles Galaxy este miércoles, durante un juego de la Liga de Campeones de la CONCACAF en el Home Depot Center en Carson (EE.UU.). EFE

Redacción Deportes (EEUU), 4 mar (EFE).- Los Rayados del Monterrey superaron una desventaja de un gol y vencieron la pasada noche por 1-2 al Galaxy de Los Ángeles en el partido de ida de la Liga de Campeones de la CONCACAF que se disputó en Home Depot Center, de Carson (California).

El equipo mexicano hizo valer su condición de actual campeón del torneo más importante de equipos de la CONCACAF y lo hizo gracias a sus individualidades, encabezadas por el chileno Humberto “Chupete” Suazo y Aldo de Nigris, autores de los goles del triunfo que marcaron en los últimos nueve minutos del partido.

La ilusión de conseguir la victoria por parte del Galaxy duró poco más de cincuenta minutos desde que el defensa hispano A.J. DeLaGarza marcó el 1-0 a los 28 de la primera parte, y a los 81 de la segunda llegó el del empate de Suazo para que nueve después De Nigris lograse el del triunfo de los Rayados.

A pesar que el entrenador del Galaxy, Bruce Arena, montó un esquema defensivo de estar siempre encima de Suazo y De Nigris, al final vio como se todo se le vino abajo ante la clase individual de ambos goleadores, que agotaron por completo al defensa central hispano Omar González, todo un baluarte en la defensa angelina.

El esfuerzo, desgaste físico y lucha permanente hizo que el Galaxy no sólo mantuviese su marco invicto sino que lograba perforar el del Monterrey defendido por Juan de Dios Ibarra cuando otro jugador hispano del Galaxy, DeLaGarza marcaba el 1-0 tras finalizar una buena jugada de todo el ataque de su equipo que inició el internacional irlandés Robbie Keane.

El gol le dio mayor confianza al juego del Galaxy que antes que concluyese la primera parte pudo haber conseguido el 2-0 si los delanteros del equipo angelino de la Liga Profesional del Fútbol de Estados Unidos (MLS) hubiesen aprovechado los balones que les puso dentro del área el centrocampista Mike Magee que se apoderó de todo el lateral izquierdo.

No lo hicieron y en la segunda parte los Rayados comenzaron a tener más posesión del balón porque los jugadores del Galaxy sintieron el esfuerzo físico realizado en la primera parte.

El primer aviso claro del Monterrey llegó al minuto 51 cuando Suazo tuvo la oportunidad más clara del empate al disparar potente desde dentro del área del Galaxy, pero el veterano arquero italiano Carlo Cudicini lo impidió con una gran intervención.

Suazo tendría dos minutos después otra llegada más que esta vez fue controlada por González, pero los regiomontanos tocaban a la puerta y la entrada del argentino César Delgado en la segunda parte por Hiram Mier les había dado la movilidad necesaria para crear oportunidades serias de gol.

Pero el gol del Monterrey no llegó y el Galaxy recuperó de nuevo el control del balón y volvió a crear oportunidades claras con Landon Donovan, de vuelta con el equipo angelino, y Keane fallaron ante Ibarra, que fue uno de los destacados del equipo mexicano.

Cuando mejor jugaban los locales, llegaría el gol de los Rayados, luego de un remate de cabeza de De Nigris que rechazó Cudicini, pero el balón le quedó al alcance de Suazo, que esta vez no perdonó al rematar potente sin permitir la reacción al arquero italiano.

El empate a esas alturas del partido era ya un gran premio para que los Rayados regresasen a Monterrey con medio pase garantizado a la final.

Pero les quedaba todavía poner la guinda al pastel , cuando De Nigris aprovechó una falta de entendimiento de la defensa del Galaxy, que quedó tocada tras el gol del empate, y marcó el de la victoria de los Rayados que dejan la eliminatoria resuelta, salvo que el próximo miércoles, en su campo del Estadio Tecnológico de Monterrey, se dé un “milagro” para el equipo angelino.