Piden no deportar a madre timada por impostor en Denver

El supuesto abogado, que se encuentra prófugo de la justicia, le habría prometido a Imelda Valenzuela González regularizar su situación de indocumentada
Piden no deportar a madre timada por impostor en Denver
Valenzuela González (2 izda) llegó a Estados Unidos desde México en 1999.
Foto: EFE

Denver (CO) – Decenas de manifestantes se concentraron hoy frente al edificio de la corte federal de Inmigración en Denver para pedir que no se deporte a una madre indocumentada quien aparentemente fue engañada por un falso abogado.

“La comunidad está junto a la familia de Imelda Valenzuela González sintiendo con esta familia el mismo dolor que muchas otras familias están sintiendo”, dijo a Efe la dirigente Celia Reyes-Martínez, poco antes de que Valenzuela González entrase al juzgado para lo que podría ser su última audiencia antes de su deportación.

“Hasta que se modifiquen las actuales leyes migratorias y se comience a fortalecer a nuestras comunidades, seguiremos viendo a muchas personas buenas como Imelda siendo separadas de sus familias”, agregó.

Reyes-Martínez explicó que organizaciones como el Comité de Servicios de Amigos Americanos, la Coalición Progresista de Colorado, la Coalición para los Derechos de los Inmigrantes de Colorado, y Derechos Para Todos, decidieron respaldar el pedido de Valenzuela González por considerar que representa a miles de otras personas en la misma situación.

“Imelda es una líder sensata, una buena madre y una persona querida por la comunidad. Por años, ella y su familia se han enfrentado con el sistema de inmigración inefectivo que hoy tenemos. Imelda quiere quedarse con su familia, que es donde ella debe estar”, dijo Reyes-Martínez.

Por su parte, Tania Soto Valenzuela, hija de Valenzuela González, habló en nombre de su madre.

“Yo quiero tenerla cerca, no sólo en corazón y en espíritu, sino en persona”, dijo Soto Valenzuela.

Valenzuela González llegó a Estados Unidos desde México en 1999. A pesar de sus gestiones desde hace años para regularizar su situación migratoria, dos incidentes le han impedido lograr esa meta.

“Mi madre tiene un caso en su contra por supuesta negligencia infantil. Las autoridades federales de inmigración lo consideran un caso de abuso infantil”, explicó Soto Valenzuela.

Sin dar mayores detalles de dónde o cuándo sucedieron los incidentes, Soto Valenzuela explicó que un día su madre dejó solos a sus hermanos para hacer unas diligencias. Los menores (un niño y una niña) comenzaron a molestarse uno al otro “como todos los niños lo hacen”, pero, por razones no explicadas, la niña llamó a la policía.

“Mi madre llegó a la casa poco después de la policía. La acusaron de negligencia. Es un incidente pequeño que la ha perseguido desde entonces”, sostuvo Soto Valenzuela.

La situación se complicó aún más, según la hija, porque su madre habría sido víctima de un abogado inescrupuloso, cuyo nombre no se reveló, pero de quien se dijo que habría estafado a cientos de personas y que se encuentra prófugo de la justicia.

Aparentemente, el abogado no era tal, y le habría prometido a Valenzuela González que podría regularizar su situación y obtener un permiso de trabajo que a su vez le hubiese permitido renovar su licencia como cosmetóloga. Pero, dijo Soto Valenzuela, esos trámites nunca se hicieron.

“No vamos a retroceder ni nos vamos a retirar. Pedimos que mi madre no sea deportada y que se le otorgue la discreción de la fiscalía”, declaró Soto Valenzuela.

“Ella es una mujer asombrosamente fuerte y una madre cariñosa, una luchadora y una trabajadoras. Ella es una parte importante de la sociedad. Y ella es mi madre”, agregó.

Tras la audiencia migratoria, cuyo resultado aún no se ha hecho público, una delegación de representantes de las organizaciones mencionadas se acercó a las oficinas del senador Mark Udall (demócrata), a pocas cuadras de la corte federal, para pedir que interceda a favor de Valenzuela González y su familia.

“Esta movilización fue una vigilia pacífica. No queremos enfrentamientos. El propósito de la vigila fue mostrar nuestra solidaridad con Imelda y su familia. Pero también honramos a otros que tienen que tratar con este injusto sistema migratorio que destruye sus familias”, aseveró Reyes-Martínez.