¿Se casará contigo?

¿Se casará contigo?
El matrimonio es un compromiso demasiado serio para ellos.
Foto: Agencia Reforma

No importa cuánto pánico le tenga un hombre al compromiso, llega un momento en que dice: “No quiero saltar más…es hora de sentar cabeza”.

Pero muchas en su afán por casarse, cometen el error de presionar a un hombre a que se comprometa antes de que él esté listo.

El matrimonio es un compromiso demasiado serio para ellos, éste significa el final de su soltería y el juramento de ser fiel a una sola mujer por el resto de su vida. Por eso, sólo estará dispuesto a contraer nupcias cuando piense que encontró a la mujer ideal para él.

¿Cómo puedes saber si tú eres esa mujer? Presta atención a su comportamiento. Cuando un caballero está listo a proponer matrimonio mostrará sus mejores cualidades para convencerte de que él es el mejor partido.

Por el contrario, cuando no tiene intenciones de formalizar, enseñará comportamientos que te revelan que nunca se casará contigo:

1. Las amistades son su prioridad — Los hombres que están listos para casarse pierden el interés de salir con sus amigos y prefieren pasar la mayoría del tiempo con su mujer. Si él continua saliendo con ellos, definitivamente no le interesa casarse.

2. No tienes copia de su llave — Si después de varios meses, aún no tienes llave de su departamento, o alguna de tu ropa no ocupa parte de su armario, indudablemente que no ve en ti a su futura esposa.

3. Despilfarra el dinero — Presta atención a sus compras. ¿Gasta dinero en artículos caros que sólo él disfrutará, como un reloj fino o un auto deportivo? Esto es señal de que no le interesa compartir su vida futura contigo.

4. No le interesa que sus padres conozcan a los tuyos — Si llevas tiempo en esta relación y tu novio aún no ha hecho el intento para que tu familia conozca la de él, no te ilusiones con que un día te sorprenderá con un anillo.

Si deseas casarte, pero tu pareja muestra estos comportamientos, ¡deja de perder tiempo! Te advierto que a un hombre no puedes obligarlo, apresurarlo, ni manipularlo a que se case contigo.