Corrupción de las drogas

El narcotráfico creó una ola de violencia en lo que era la corrupción diatria en México

Burbujas

Nunca esperé recibir tantas felicitaciones como las que me llegaron en mi pasado cumpleaños, y no solo de los míos, sino de esos otros, míos también, que son ustedes, mis amables lectores.

He disfrutado cada felicitación, algunas acompañadas de preocupaciones que abundan entre nosotros.

No puedo tener satisfacción más grande que las cartas de mis lectores con quienes platico cada domingo en estas paginas. Entre las recibidas está la siguiente, un tanto humorística, que les transcribo:

“Caray, Don Rodolfo, qué admirable y ejemplar terquedad la suya, realmente envidiable.

¿Cómo le hace?

Mil felicitaciones, por esa frescura de mente. Ojala que cumpla otros más avergonzando a ese metiche de Alzheimer. Permítame enviarle un corrdial abrazo”. Firma CAM.

En esos mensajes hubo un poco de todo: Preguntas, quejas y sobre todo nostalgia por la tierra que se recuerda, a la que no se puede ir, porque sin documentos no se puede volver. No es fácil vivir lejos de la tierra de uno, pero ya que estamos aquí deberíamos ser más solidarios…

Muchas de las cartas reflejan angustia por lo que sucede en México y la verdad, no es para menos.

Rubén Díaz, de Los Ángeles me pregunta: “¿Si hay tanta corrupción y violencia en México, no hay personas honestas, que se rebelen contra todo eso?”

Por supuesto que las hay, pero están totalmente fuera de lugar en un mundo de politicos corruptos, de demagogia, de violencia. prepotencia e hipocresía que aplasta a los que no son así.

Es una verdadera vergüenza que la sociedad abra los brazos a los que roban, llámele como quiera, una vez que son ricos. Hay tanto corrupto millonario que ahora es honrado por todos esos cuyo dios es el dinero; lo consideran digno miembro la alta sociedad. Estamos enseñando a nuestros jóvenes que la honradez es un estorbo.

Manuel Ojeda me pregunta: “¿Cómo podemos ayudar desde aquí a la reducción de la violencia en México?”

Don Manuel: Corrupción y violencia van de la mano y me duele decirlo, México es un país con una corrupción generalizada; es parte de la vida diaria.

La corrupción va desde una “mordida” hasta el saqueo de las arcas publicas. La “mordida” es una especie de impuesto que se paga para evitar infracciones o para activar los procesos burocráticos. Es el camino inicial que conduce a eso otro, al bandolerismo político y a toda clase de abusos de recursos ajenos.

Las mordida que acostumbra dar el pueblo nada tienen en común con las deshonestidades de los políticos. Elba es una pequeña muestra. Les aseguro que se queda corta ante los abusos de otros…

Y la violencia es el cáncer de esa enfermedad con complicaciones de toda índole.

En nuestros países de sangre caliente, siempre ha existido violencia,, pero eran por amoríos, por borrachera, por tierras o luchas locales por el poder politico.

Eso sigue igual.

Pero se ha presentado una violencia nueva, derivada de un negocio que floreció al convertirse México en paso de las drogas colombianas destinadas a los Estados Unidos.

Solo ser corredor geográfico para el paso de las drogas fue cambiando y convirtiendose en un negocio mexicano por el incremento de la demanda de drogas en los Estados Unidos y la falta de acción para penalizar el consumo.

Eso dio origen al nacimiento de cárteles mexicanos para surtir ese importante mercado, primero asociados con los carteles de Colombia, despues en forma independiente.

Suena lógico, que en el ajo debieron estar asociados políticos mexicanos y mafiosos, con otros de Estados Unidos que adquirieron un poder económico que les permitió corromper para operar libremente.

Había drogas, nacieron capos, había consumo y en México, fuera de una que otra acción violenta local había paz y dinero; todo político tenía su precio y… se pagaba.

Así funcionó por varios años y. llegó la siguiente etapa…

En una elección muy cerrada ganó Calderón la presidencia de México. Ssupongo que para protección propia, sacó al Ejército y a laMarina de sus cuarteles, les mejoró sueldos y prestaciones y los lanzó contra el “crimen organizado” lucha para la que las fuerzas armadas de México no estaban preparadas.

Allí tuvieron fracasos y éxitos, solo que por cada capo que caía, salían otros menores a encabezar su propio negocio y en lugar de los grandes carteles surgieron cientos nuevos más difíciles de combatir, y con quien llegar a acuerdos, no muy honestos que digamos, para operar en paz, son casi imposibles.

En medio de todo eso crece un nuevo negocio. Ya no solo se trata de surtir al mercado del norte sino al de México, en el que se envicia a sus jóvenes, El crimen controla zonas completas en algunos Estados y cobra a negocios y particulares una cuota mensual “por protección” en contra de ellos mismos o sus cómplices.

En palabras más sencillas, la situaron en algunos Estados en México es manejada por esos que Calderón intentó extirpar y solo logró multiplicar.

¿Qué se puede hacer?

En tanto la demanda no sea abatida en los Estados Unidos, nada.

Si alguien compra drogas al precio que sea, siempre habrá quien las surta.

Urge hacer algo serio, se habla de legalizar las drogas y combatir seriamente la distribución y el consumo en los Estados Unidos; sin ello nada cambiará en México.

Una vez mas: Gracias por sus felicitaciones,