El equilibrista Rubio

Él navega entre la reforma migratoria y el Tea Party opuesto a ella

El senador Marco Rubio (R-Florida) es una persona clave en el proceso para lograr una reforma integral de inmigración. Sobre sus hombros caen numerosas expectativas cuya concreción dependerá de sus ambiciones políticas.

Rubio es una pieza central en los esfuerzos republicanos para recuperar el respaldo del electorado latino. La imagen del senador en la Cámara Alta ha sido mesurada en los últimos 27 meses —sin dejar de ser conservadora— en contraste con el estilo agresivo del Ted Cruz, la otra figura latina en el horizonte republicano.

Al mismo tiempo, el legislador de Florida es uno de los cuatro integrantes republicanos del “grupo de ocho” senadores que está negociando el contenido de la reforma migratorio. Una ley que según el Growth and Opportunity Project es la puerta republicana para los latinos. En Rubio están depositadas las esperanzas partidarias para que utilice el respaldo que goza entre los ultraconservadores del Tea Party.

El gran interrogante es si la prioridad de Rubio es responder a la estrategia partidaria o de congraciarse con un sector de la base de su partido cada vez más disgustada con el rumbo de la reforma. Esta situación se refleja en el tono contradictorio de querer una reforma y estar dispuesto a que languidezca en audiencias interminables o decir que un acuerdo es “prematuro” contradiciendo el optmismo demócrata de un colega del grupo.

Rubio hoy es un equilibrista que navega en dos aguas, que en el algún momento tendrá que decidir por la reforma o por seguir cultivando una fervorosa base republicana que es el pilar de cualquiera ambición política posterior. Este tipo de dilema está en el centro de la estrategia republicana en los diferentes frentes en que mostrar una imagen más abierta e inclusiva es vital.

No se puede decir que el éxito de una reforma migratoria dependa de Rubio, pero su figura y sus decisiones, tienen un peso importante en la ley y en la estrategia republicana hacia la comunidad latina.