Famosas triunfan también en el mundo de la moda

Beckham, Stefani y muchas más sorprenden con diseños
Famosas triunfan también en el mundo de la moda
Victoria Beckham (izq.), Mary Kate Olsen (centro) y Gwen Stefani (der.) han lanzado lineas de moda aclamadas.
Foto: EFEAgencia Reforma

La tendencia de las famosas reconvertidas a diseñadoras es cíclica, propia de una industria donde lo superficial es éxito seguro, pero figuras como la inclasificable Victoria Beckham ha convencido a los escépticos de que es posible ser, a la vez, “celebrity” y respetable creadora.

Expertos, y no tan expertos, levantaron la ceja cuando hace años la exSpice Girl anuncio la creación de su propia marca (2009). Donde otros vieron oportunismo, ella puso empeño, subió sus diseños a la pasarela de Nueva York temporada tras temporada y esta semana ha inaugurado su propia tienda online.

Por si fuera poco, Victoria ha ido ganando con su trabajo el reconocimiento de sus compañeros, llegando a conseguir en 2011 el premio a la mejor marca del año en los British Fashion Awards, imponiéndose a los nada desdeñables Burberry y Tom Ford.

Pero la excantante no es la única figura de la farándula que ha conseguido que las tomen en serio en la industria de la moda.

Las gemelas Mary-Kate y Ashley Olsen, otrora actrices y fenómeno juvenil, son las artífices de una firma de lujo, The Row, con puntos de venta en todo el mundo, incluidos los exclusivos Barneys de Nueva York.

Aunque a muchos sorprendió este giro de timón en sus carreras, pocos pudieron rechistar cuando el Council of Fashion Designers of America (CFDA) les concedió el premio a la mejor colección femenina el año pasado.

Un galardón avalado por el éxito de una firma que con solo cinco años de vida ha conseguido triunfar en un difícil mercado, con una selección de prendas de alta gama.

Otro caso de éxito, aunque no haya conseguido tantas adeptas, ha sido el de la vocalista de No Doubt, Gwen Stefani, que tampoco ha dejado indiferente con su faceta como diseñadora, que inició en 2005 como creativa de la firma L.A.M.B. (Love. Angel. Music. Baby.).

Con un sello moderno y colorido, la cantante ha conseguido ganarse el respeto de sus compañeros de profesión, y ha demostrado que su pasión por el diseño no es cosa de un día, y sigue tras casi una década.